Ministra (s) Lilia Concha aplaude triunfos de “El Club” y “El botón de nácar” en la Berlinale

Ambas cintas obtuvieron Osos de Plata en el certamen. La película de Pablo Larraín obtuvo el «Gran Premio del Jurado» y el documental de Patricio Guzmán logró la distinción al Mejor Guion. La secretaria de Estado (s) aseguró que “como Consejo de la Cultura nuestra tarea es seguir apoyando la internacionalización de nuestros artistas”.

Como una “noticia histórica” calificó la ministra (s) de Cultura, Lilia Concha, los reconocimientos obtenidos por los realizadores chilenos Pablo Larraín y Patricio Guzmán en la 65° versión de la Berlinale. Mientras que Larraín logró el Oso de Plata «Gran Premio del Jurado»  por su largometraje «El Club», Guzmán se quedó con el Oso de Plata al Mejor Guion por el documental “El botón de nacar”.

La ministra (s) Concha aseguró que ambas distinciones deben ser consideradas un triunfo de todo el cine nacional. “Se trata de dos trabajos muy potentes. Mientras que ‘El Club’ conquistó a la crítica especializada en la Berlinale con una historia que aborda con humor, audacia e inteligencia una realidad dura y oscura, ‘El botón de nácar’ pone en valor la importancia de resguardar nuestra memoria, para evitar horrores como el exterminio de los pueblos originarios en el extremo sur o las violaciones a los derechos humanos ocurridas en dictadura”.

La autoridad del CNCA añadió que “ambas cintas, como también las otras que se exhibieron en las distintas selecciones de la Berlinale, demuestran la buena salud del cine chileno, que está contando muy buenas historias, con actores, guionistas y directores de primer nivel, que contribuyen a poner a la cinematografía nacional en un lugar destacado. Como Consejo de la Cultura nuestra tarea es seguir apoyando la internacionalización de nuestros artistas, para que sus obras sean una ventana que permitan al resto del mundo conocer nuestro país”.

“El club” cuenta con las actuaciones de Antonia Zegers, Alfredo Castro, Jaime Vadell, Alejandro Goic, Alejandro Sieveking, Roberto Farías y Marcelo Alonso, y narra la historia de cuatro curas que conviven en una retirada casa de un pueblo costero, donde purgan sus pecados bajo la mirada de una cuidadora. La llegada de un quinto sacerdote altera la tranquilidad del hogar y genera la trama de la historia. Esta cinta -que recibió respaldo del Fondo Audiovisual 2015 del CNCA para la post producción y del Programa de Apoyo a Festivales Internacionales- recibió múltiples elogios de la prensa especializada y se perfiló como una de las favoritas en la Berlinale.

Pablo Larraín es socio fundador de la productora la Fábula y en 2006 debutó con la película “Fuga”, a la que siguieron “Tony Manero” (2008) y “Post Mortem” (2010). En 2012 estrenó “No”, que representó a Chile en los Premios Óscar de 2013 y que obtuvo el Premio Art Cinema Award, Quincena de Realizadores, Cannes (2012); Mejor Película, Premios Pedro Sienna (2012) y Primer Premio Coral, Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba, 2012.

En tanto, “El botón de nácar” además obtuvo el Premio del Jurado Ecuménico, uno de los galardones independientes que se otorgan en la Berlinale. Este trabajo es la segunda parte de la trilogía que Patricio Guzmán inició con “Nostalgia de la luz” y entrecruza dos historias de exterminio en el Sur de Chile: la de los presos políticos de la dictadura militar y la de los pueblos indígenas que desaparecieron en el siglo XIX. El documental es una producción realizada entre Chile, Francia y España y recibió apoyo del CNCA, a través del Fondo Audiovisual 2013, para producción y post producción.

Patricio Guzmán partió su carrera fílmica en 1965, con el cortometraje “Viva la libertad”.  Su obra incluye los documentales “El Primer Año” (1972), “La Batalla de Chile”, (trilogía 1975 – 1979), “En Nombre de Dios” (1987), “Chile, la memoria obstinada” (1997), “El Caso Pinochet” (2001), “Salvador Allende” (2004), y “Nostalgia de la luz” (2010), entre otros.

La versión 65° de la Berlinale registró la participación chilena más numerosa en el certamen, con más de 50 proyectos nacionales que se presentaron en la muestra, donde “El club” y “El botón de nácar” compitieron en la Selección Oficial del certamen.

Además de los galardones otorgados a Pablo Larraín y Patricio Guzmán, la película “Nasty Baby” de Sebastián Silva obtuvo el Teddy Award a mejor largometraje de temática gay, lésbica o transgénero. En tanto, “San Cristóbal”, de Omar Zúñiga y la coproducción chilena-uruguaya “El hombre nuevo”, de Aldo Garay, recibieron los Teddy a Mejor Cortometraje y Documental respectivamente. A ellos se suma Marcela Said, quien con la cinta “Los Perros” obtuvo el premio internacional que concede la cadena franco-alemana Arte y que reconoce “proyectos excepcionalmente creativos”.

Otras películas chilenas en la Berlinale fueron “Mar” de Dominga Sotomayor y “La mujer de barro”, de Sergio Castro, que se presentaron en la Sección Forum; la coproducción chileno-brasilera “Ausencia” de Chico Teixeira, que junto con “Nasty Baby” estuvieron en la Sección Panorama; “San Cristóbal” de  Omar Zúñiga en la Competencia Oficial de Cortometrajes y “Las Niñas Quispe” de Sebastián Sepúlveda en la Sección Native.

En tanto, los representantes chilenos en el Co-production Market de la Berlinale fueron “Cabros de Mierda”, de Gonzalo Justiniano y “Los Perros”, de Marcela Said. A estos realizadores se suman Carlo Proto, Yeniffer Fasciani, Valeria Hernández Hidalgo y Mauricio López, que participaron en la Berlinale Talent Campus. Además de lo anterior, otros trabajos chilenos presentaron sus primeros avances de sus obras en el festival.

Volver arriba