Ministra Barattini celebra con ex trabajadores KPD obtención del trofeo León de Plata en Bienal de Arquitectura de Venecia

Acción colectiva de ex trabajadores quilpueínos permitió rescatar -30 años después- el panel histórico en el que, el ex Presidente Salvador Allende, había estampado su firma sobre el cemento fresco en 1972.

El León del Plata de la Bienal de Arquitectura de  Venecia llegó a la comuna de Quilpué de la mano de sus curadores, el arquitecto Pedro Alonso y el diseñador Hugo Palmarola, quienes junto a la ministra de Cultura, Claudia Barattini, compartieron el galardón con los ex trabajadores KPD, autoridades locales y la comunidad.

La cita, donde participaron el gobernador provincial, Gianni Rivera; la directora regional de Cultura, Nélida Pozo, y el alcalde Mauricio Viñambres, comenzó en el Conjunto Vecinal KPD, en Belloto Sur, donde las autoridades visitaron un edificio construido por la antigua fábrica. In situ, pudieron ver inmuebles erigidos a través de paneles de cemento de 2 metros de alto por dos de ancho y que al ser encajados producían blocks de departamentos de 4 pisos. El sistema prometía producir 1700 departamentos al año, todo un récord para la época.

Luego de ello, las autoridades visitaron el Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer, donde junto a la comunidad local pudieron ver una presentación del premiado Pabellón “Monolith Controversies”, ganador del reconocimiento internacional. “Estamos en medio de una visita muy emocionante, muy conmovedora para el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y para todos quienes estamos aquí. Estamos celebrando por una parte un premio extraordinario que ha recibido la arquitectura chilena, el León de Plata en la Bienal de Arquitectura. Estamos con los dos arquitectos que ganaron este premio, con un trabajo extraordinario de recuperación de memoria muy importante para este país y poder venir a celebrarlo acá, al lugar donde se originaron los hechos que conmemoran y revisitan este proyecto de arquitectural en Venecia, es muy emocionante”, afirmó la Ministra de Cultura, Claudia Barattini.

La secretaria de Estado agregó que “esta joven arquitectura chilena ha hecho un ejercicio de recuperación de memoria extraordinario de un periodo histórico de Chile muy importante, que es la construcción de estos departamentos en un período del gobierno de Presidente Allende, en periodo muy particular de la historia de Chile. Acá hubo un momento de entusiasmo, de cambio social y que género una gran energía de solidaridad internacional y que permitió que esta fábrica soviética, de un país que ya no existe, llegara a Chile y se pudieran construir estas habitaciones que son seguramente un ejemplo de habitación comunitaria y de calidad”

Pedro Alonso, arquitecto y curador del proyecto, señaló que “a nosotros nos pone muy felices estar acá de vuelta, hemos estado viniendo a Quilpué, hemos visitado en innumerables ocasiones y estamos muy contentos en volver en estas condiciones, con este marco de gente, con la Ministra, con toda la gente que ha colaborado. Es un trabajo participativo, estamos realmente muy agradecidos de toda la gente que ha hecho esto posible, los ex trabajadores, el alcalde, los concejales, la gente que vive en los conjuntos. Son todos parte de un proyecto que nos parece que terminó de la mejor forma posible gracias a la oportunidad de la Bienal de Venecia y gracias al trabajo del Consejo de la Cultura que dirige la Ministra”.

Para Hugo Palmarola, también curador del proyecto, “fue un premio especialmente significativo en el contexto de esta Bienal curada por Rem Koolhaas, uno de los arquitectos más reconocidos actualmente en el mundo y también es un premio que nos pone muy contento recibir por el apoyo y por el entusiasmo de los trabajadores de la Fábrica KPD, que verdaderamente son los protagonistas de esta historia que estamos contando”.

Para Verne Díaz, de la Agrupación de Exonerados Políticos VEP ExKPD, es emocionante que el trabajo y el rescate del panel concluyera con este importante reconocimiento. “Nos parece maravilloso en representación de nuestra agrupación KPD, por la razón que nos han hecho prevalecer nuestra historia, donde nosotros veníamos hace mucho tiempo tratando de hacer valer nuestro derecho por el panel que rescató un compañero, Servando Mora. Nosotros tratamos de resguardarlo en algunas partes y Pedro Alonso y Hugo Pamarola fueron quienes nos ayudaron mucho en la investigación y esto nos engrandece como KPD y estamos orgullosos de todo esto. Es maravilloso que nos haya tomado en cuenta el Gobierno, que haya venido la Ministra, casi non tenemos palabras para agradecer esto”.

En la actividad, los ex trabajadores de la fábrica, congregados en la Agrupación de Exonerados Políticos VEP ex KPD, recibieron un libro catálogo del Pabellón y del hito más importante en la historia de la arquitectura nacional.

La KPD

En la primavera de 1972, el Presidente Salvador Allende inaugura en Quilpué la Fábrica KPD, donada por el Partido Comunista Soviético para la reconstrucción de viviendas sociales tras el terremoto que en 1971 azotó Chile.

En la ceremonia, Allende recorrió las instalaciones, se tomó fotos con los trabajadores y firmó un panel aún con cemento fresco. Tras ello, los trabajadores ubicaron en la entrada de la fábrica en conmemoración a su inauguración.

Llegó el Golpe Militar, Allende murió en la Moneda y la Armada tomó posesión del lugar. El panel fue tapado con estuco y durante mucho tiempo fue ocultado con la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de las Fuerzas Armadas. Siete años después, la fábrica cerró, se vendió por lotes y el panel quedó ahí hasta que un ex trabajador lo rescató el 2006. Se estima que la fábrica llegó a construir 153 edificios de departamentos de hasta  74 m2 en Viña del Mar, Quilpué y Santiago.

La obra

El arquitecto Pedro Alonso y el diseñador Hugo Palmarola decidieron postular a la Convocatoria del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes, con su estudio de más de siete años sobre la fábrica de paneles KPD. Los curadores junto al equipo realizador del montaje instalaron una réplica de un living comedor de un departamento KPD en Viña del Mar, con la intervención en el centro del panel de Allende, particularizando la historia a lo ocurrido en Chile en un sistema que en el mundo produjo 170 mil departamentos usando este sistema de prefabricación.

El equipo realizador estuvo conformado por los Pedro Alonso y Hugo Palmarola  (Curadores), Cristóbal Molina (Comisario), Gonzalo Puga (Diseño de pabellón), Martín Bravo (Identidad visual) Felipe Aravena (Producción), José Hernández (Producción), Francisco Hernández (Multimedia), Micol Riva (Multimedia), Marcela Velásquez (Comunicaciones), Luigi D’Oro & Arguzia s.r.l. (Producción y montaje). Fue organizado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y Auspiciado por Fundación Imagen de Chile, DIRAC, CSAV, SAAM. Más información en  www.monolith-controversies.com

Volver arriba