Pabellón de Chile obtiene León de Plata en la Bienal de Arquitectura de Venecia

Siguiendo la huella de un histórico panel de hormigón prefabricado, Pedro Alonso y Hugo Palmarola, hicieron Monolith Controversies. El proyecto fue elegido por un concurso del CNCA para llegar a Italia y esta mañana recibió uno de los premios mayores de la muestra internacional.

“Por su capacidad de afrontar un capítulo crítico de la globalización mundial. Focalizada en un elemento esencial de la arquitectura moderna –el muro prefabricado de cemento- la investigación chilena destaca el papel de los elementos arquitectónicos en diferentes contextos, tanto ideológicos como políticos”.

Así explicó el jurado de la 14 Bienal de Arquitectura de Venecia, el León de Plata con que decidió premiar esta mañana al pabellón chileno en la muestra de arquitectura más importante del mundo. Este galardón que reconoce a la arquitectura chilena se suma al León de Plata obtenido por Alejandro Aravena y Elemental en la categoría que premió al arquitecto joven más prometedor en la versión de la Bienal del año 2008.

Monolith Controversies, el proyecto reconocido, es un trabajo de investigación de más de siete años del arquitecto Pedro Alonso y del diseñador Hugo Palmarola. Ellos ganaron en 2013 el concurso que el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes abrió para buscar al proyecto que representaría al país en la muestra que se inauguró esta semana en Venecia.

La ministra de Cultura, Claudia Barattini, felicitó a los creadores y a todo el equipo que trabajó en el desarrollo del pabellón nacional. “Este es un reconocimiento a la arquitectura chilena: se posiciona en un circuito curatorial internacional, no sólo como obra, sino como proyecto de investigación, académico”, dijo.

Cristóbal Molina, coordinador del Área de Arquitectura del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, comisario del proyecto y quien representó al CNCA en Venecia, dice que “es un reconocimiento entre 65 países que estaban en competencia. Es un reconocimiento a un equipo joven, con densidad intelectual”.

El pabellón chileno pone en valor un hito olvidado en la historia de la vivienda social en Chile: la instalación de la KPD, una fábrica donada por la Unión Soviética en 1972 para construir edificios de departamentos tras el terremoto que azotó al país en 1971.
La elección de la pieza busca enfocarse en un elemento tan fundamental de la arquitectura global en el siglo XX como es la pared de hormigón, pero por sobre todo, mostrar cómo este mismo elemento se convirtió en Chile en un intenso objeto de controversias, de alta carga simbólica. Durante la inauguración de la KPD, Salvador Allende y el Embajador Soviético pusieron sus firmas en el hormigón fresco, acción que lo convirtió en un bloque único, el que se instaló más tarde en la entrada de la nueva fábrica, ubicada en Av. Industrial con Av. El trabajador en El Belloto, Quilpué.

Ver video de la premiación de Chile a partir del minuto 44: http://youtu.be/BRuXM-gPxfM?t=44m00s

Tras el Golpe de Estado en septiembre de 1973, la fábrica pasó a manos de la Armada, que borró la firma de Allende y agregó al panel un retablo de la Virgen del Carmen con el Niño Jesús, además de dos lámparas coloniales. Luego del cierre de la KPD, este panel quedó abandonado. Alonso y Palmarola decidieron rescatar esta historia y llevarla a Venecia.

«El panel es una suerte de testigo directo de lo que pasó, es un testigo material que sintetiza y simboliza. Cuando un presidente firma un panel de esta forma, hace algo similar a lo que hizo Marcel Duchamp con el urinario, toma un objeto ordinario producido en masa y lo transforma en un objeto único, en una obra de arte”, explica Pedro Alonso. El jurado internacional de la 14 Muestra Internacional de Arquitectura estuvo compuesto por Francesco Bandarin (Presidente, Italia), Kunlé Adeyemi (Nigeria), Bregtje van der Haak (Holanda), Hou Hanru (China), Mitra Khoubrou (Emiratos Árabes Unidos). Ellos dieron el León de Oro a Corea como la mejor participación nacional por su proyecto Crow’s Eye View: The Korean Peninsula, y a Chile el León de Plata en la misma categoría.

“El jurado quiere reconocer los extraordinarios resultados alcanzados por la Bienal de Arquitectura de 2014, una verdadera máquina de la producción y distribución del conocimiento. En particular, basado en el tema ‘Fundamentos’, la Bienal tiene como objetivo mostrar cómo la modernidad ha sido un vehículo para el cambio social, cultural y geopolítico. La modernidad, de hecho, no sólo fue absorbida, también se adaptó, a veces se negó o se transformó de manera crítica”.

“El jurado también reconoce el gran potencial de esta contribución a la discusión de los países emergentes en las regiones del mundo, que siguen estando poco representadas en la Bienal de Venecia, en particular los países africanos y la India, entre otros”.
El envío de Chile a la Bienal de Venecia es posible gracias al trabajo conjunto del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la Dirección de Asuntos Culturales de la Cancillería (DIRAC) y la Fundación Imagen País.

Equipo:
Curadores: Pedro Alonso y Hugo Palmarola / Diseño de pabellón: Gonzalo Puga / Producción: Luigi D’Oro & Arguzia s.r.l./ Identidad visual: Martín Bravo / Producción: Felipe Aravena y José Hernández / Multimedia: Francisco Hernández y Micol Riva/ Artista invitado: Gianfranco Foschino/ Comunicaciones: Marcela Velásquez.

Volver arriba