Tesoros Humanos Vivos utilizan marca “Artesanías del Maule”

Las loceras de Pilén y las tejedoras de crin de Rari se sumaron a las comunidades tradicionales que presentarán una imagen común a las piezas artesanales.

La comunidad tejedora de crin de Rari y las loceras de Pilén, Tesoros Humanos Vivos 2010 y 2012, respectivamente, comenzaron a utilizar la marca “Artesanías del Maule”, luego de la que la directora regional de Cultura, Irene Albornoz, les hiciera entrega del etiquetado y empaque para las piezas artesanales, elementos que le entregarán un valor agregado e identidad a la creación patrimonial maulina.

La autoridad cultural destacó la recepción que ha tenido la marca entre las comunidades de la región, ya que desde su creación hasta su actual implementación, el diseño ha sido consensuado con los cultores para facilitar su utilización y extensión en el tiempo, potenciando la comercialización de las piezas y el reconocimiento de la artesanía tradicional maulina.

“En esta primera etapa el empaque y etiquetado se distribuirá entre los artesanos de greda, telar y crin, que son los más numerosos en la Maule. Posteriormente, continuaremos con las fibras vegetales -como la pita de Teno y el coirón de Uraco- y aperos de huaso. Son muchos los artesanos tradicionales en la región y estamos empeñados en llegar a cada uno de ellos”, manifestó.

Comunidades

La Directora de Cultura también entregó los accesorios de la marca a la comunidad de artesanas de telar mapuche de Quinamávida (Colbún) y a los tejedores de Cardonal (Pelluhue). De esta forma, en distintos puntos del Maule los turistas podrán identificar y adquirir las piezas tradicionales, y los propios maulinos conocer y valorar la creación patrimonial que se cultiva en la zona.

En los próximos días las etiquetas y empaques también lo tendrán las comunidades de artesanos de telar de Pencahue, Lomas de Putagán, San Clemente, Curepto y Lipimávida. La marca “Artesanías del Maule” presenta una identidad común para toda la artesanía tradicional de la región, con la intensión de que los mismos cultores la internalicen como propia y la continúen utilizando en el tiempo.

“Invito a los artesanos tradicionales que no estén inscritos en el catastro que tenemos en el Consejo de la Cultura, a que se acerquen y nos den a conocer su trabajo. La incorporación en este listado es gratuita y tendrán la posibilidad de vincularse con otros artesanos de la región y el país, además de poder utilizar estas etiquetas”, precisó Irene Albornoz.

Volver arriba