Emprendimiento cultural: agregando valor a la creación

Desde junio hasta agosto, artistas y gestores participan en la 2da versión del Programa de Especialización en Emprendimiento Cultural, iniciativa conjunta del Consejo Regional de Cultura y Sercotec.

Seis semanas de aprendizaje, dos meses de jornadas sabatinas donde artistas y gestores culturales de la región se reúnen para aprender y compartir experiencias sobre modelos y estrategias para agregar valor a la creación cultural y artística. Durante todo el día de cada sábado entre junio y agosto, más de 30 personas asisten al Programa de Especialización en Emprendimiento Cultural, que por segundo año consecutivo organizan en conjunto el Consejo Regional de Cultura y Sercotec Los Ríos.

El objetivo de este programa de formación busca entregar competencias técnicas al sector, en forma focalizada y con metodologías de aprendizaje que permitan que los participantes puedan aplicar lo aprendido en su quehacer. “El propósito es que cada persona instale lo asimilado en su propio proceso de creación, producción, distribución y comercialización de sus bienes y productos culturales. Creemos que de esta forma estamos realizando un aporte vital a la formación de capital humano en el sector, en una región que ha definido a las Industrias Creativas como uno de sus pilares de desarrollo económico”, explica Catherine Hugó, Directora Regional del Consejo de la Cultura y las Artes.

Hablan las gestoras

Entre los asistentes a esta segunda versión se encuentran la gestora cultural y creadora del portal de contenidos Diario Cultural, Eliana Rosas, quien ha sido también tres veces beneficiada con los Fondos Cultura. Junto a ella también participa la gestora Raquel Miranda, creadora de la tienda de danza Quequey Creaciones. Ellas entregan impresiones a un mes y medio de formación:

¿Cuál fue vuestro interés para asistir al programa de emprendimiento cultural?

Eliana Rosas: Principalmente conocer a los actores culturales de la ciudad y región para ampliar las redes e intercambiar conocimientos y experiencias, y lograr apoyo mutuo. Además, adquirir y ampliar conocimientos técnicos respecto a la materia.
Raquel Miranda: Mi interés fue porque considero que, como la primera tienda de danza en Valdivia, es necesario ofrecer a la comunidad un producto integral que no sea la típica tienda de danza que se preocupa en ganar dinero, sino que además aprender a desarrollar y llevar conocimientos en lo que a danza se refiere, ofrecer eventos educativos, como por ejemplo el primer desfile de trajes de danza en chile. En definitiva, aprender a desarrollar proyectos culturales.

¿Cómo están aplicando los conocimientos que está adquiriendo en vuestro trabajo?

Eliana Rosas: Respecto a los temas que enseñan los monitores me encuentro aplicando algunos conocimientos técnicos al correcto funcionamiento de mi emprendimiento, por ejemplo tener claridad que se requieren ciertos permisos municipales para funcionar. Aparte, también se adquieren conocimientos más específicos a través de la retroalimentación entre los compañeros que tienen profesiones y experiencias complementarias, y de las conversaciones y debates en clases se rescatan opiniones, como por ejemplo, mejoras en diseño que son aplicables a mi trabajo de la página web Diario Cultural.
Raquel Miranda: Primero ordenando al máximo todo, investigando mucho y ya trabajando en nuevos proyectos para continuar aportando a la cultura sobre todo local y regional.

¿Por qué considera que esta iniciativa es importante para el sector cultural?

Eliana Rosas: Primero por el hecho de ser reconocido como sector que aporta al desarrollo de la región, y segundo, por el gran potencial económico que éste tiene y con esta iniciativa, al parecer, existe una visión a largo plazo de sacarle provecho, en el buen sentido de la palabra.
Raquel Miranda: Porque creo que ya ha llegado el momento de que toda la gente que de una u otra forma aporta a la cultura comience a ser valoradas y apoyadas como se lo merecen. Y porque las herramientas que se nos entregan son importantes y que aportan no sólo al desarrollo personal sino local y regional.

Volver arriba