Más de 15 mil personas disfrutaron del Rockódromo

En su octava versión, nuevamente el público respondió a la cita que llevó a solistas y bandas nacionales hasta la plaza Aníbal Pinto, los cerros y el Muelle Barón.

Electrodomésticos
Electrodomésticos

 

Con un Muelle Barón repleto de fanáticos esperando su arribo sobre el escenario, la banda nacional Lucybell fue la encargada de bajar el telón anoche a la octava versión del Rockódromo 2012, encuentro organizado por el Consejo de la Cultura a través de sus Escuelas de Rock, y que en su última jornada contó además con la participación de Fulano, Camila Moreno y Electrodomésticos.

A ellos se suman Máquina Verde, La Bandalismo, Lisérgico y Eczema, además de una inédita Orquesta de Trompes compuesta por músicos de Valparaíso, que despidieron el evento con el mar y los cerros como testigos de una jornada donde el talento nacional fue el gran protagonista.

La Seremi de Cultura de Valparaíso, Macarena Berríos, destacó la participación del público en estos días de celebración: «Estamos muy contentos, ha sido una semana exitosa y muy familiar. Partimos con la «Noche en los balcones», seguimos con la «Gira por los cerros» y finalmente los dos días en el Muelle Barón, donde se ha desarrollado todo en absoluta tranquilidad. Vimos a niños, familias y jóvenes disfrutando juntos de la música chilena, por lo que estamos muy satisfechos».

Lucybell
Lucybell

Desde que comenzó el domingo 5 de febrero con las presentaciones de Mauricio Redolés, Florcita Motuda y Camilo Eque en la plaza Aníbal Pinto, fueron más de 15 mil las personas que disfrutaron de los espectáculos durante el resto de la semana, con Claudio Narea y La Chinganera mostrando parte de su repertorio en los cerros Barón, Alegre y Cordillera; para terminar con «Música frente al mar» en el Muelle Barón, hasta donde también llegó Gondwana, Los Blue Splendor, Astro, Ana Tijoux y Legua York.

Patricio González, director de las Escuelas de Rock del CNCA, destaca ante todo la calidad de los músicos chilenos: «Estamos en presencia de una generación de oro y la presencia de bandas de todo Chile da cuenta de la existencia de un movimiento que requiere más espacios para desarrollarse. Los lenguajes musicales están tecnologizados y a un nivel internacional», dice. Además, recalca que «el comportamiento de la gente fue ejemplar. En estos ocho años Rockódromo ha consolidado un público que viene a escuchar música, que da espacio a la diversidad, porque pasamos de hip hop a lenguajes políticos, sicodélicos y conceptuales. Eso demuestra que existe una cultura musical chilena».

Fulano
Fulano
Volver arriba