La fotografía estenopeica encontró entusiastas aprendices en Navidad, Litueche y La Estrella

El Consejo de la Cultura llevó hasta la provincia de Cardenal Caro este taller a cargo de Milko Carreño, para que personas de todas las edades conocieran esta mágica técnica.

Vecinos y vecinas de las comunas de Navidad, Litueche y La Estrella vivieron una experiencia muy especial tras participar del Taller de Fotografía Estenopeica, a cargo de Milko Carreño Madrid, que el Consejo de la Cultura llevó en forma gratuita hasta la Microzona de Cardenal Caro Norte.

Gracias al Programa Acceso Cultural Regional, los participantes disfrutaron de clases teóricas y prácticas a través de la cuales conocieron los procesos de la fotografía, construyeron sus propias cámaras, captaron imágenes y luego las revelaron, abarcando todo el proceso de creación.

La directora regional del Consejo de la Cultura, Marcia Palma González explicó que “uno de los valores fundamentales de la fotografía estenopeica es su sencillez, porque es una técnica que permite obtener imágenes con cámaras muy simples, incluso fabricadas por uno mismo”.

Marcia Palma explicó que la base de la fotografía estenopeica es “contar con una cámara oscura que tenga un pequeño agujero, a través del cual entra la luz necesaria que tomará contacto con el papel fotográfico que captará la imagen”.

Agregó que “esta técnica permite vivir un proceso mágico, con cámaras fotográficas que pueden ser construidas con material reciclado, ya sean cajas o tarros de leche o café”, describió la directora. “Lo importante es tener creatividad, ganas de hacer cosas nuevas, de experimentar con la fotografía y sus formas infinitas de creación”, comentó.

Para el relator del taller, el fotógrafo Milko Carreño Madrid,  trabajar enseñando las bases de la fotografía en comunas tan alejadas de la región fue un bonito desafío. “Ver cómo avanza el proceso desde las clases teóricas, la fabricación de cada una de las cámaras, la toma de imágenes hasta su posterior revelado fue una experiencia muy enriquecedora. Ver sus rostros al momento que aparecía la imagen no tiene descripción”.

El artista visual agregó que “fueron jornadas largas, pero valieron la pena. Es gratificante ver el compromiso de cada participante y del Consejo de la Cultura. Experiencias como ésta fortalecen mi convicción de seguir enseñando este bello arte llamado fotografía”.

Marcia Palma también agradeció el compromiso de Milko Carreño y el entusiasmo con el que tomó este desafío, demostrando un gran profesionalismo y amor por el arte que desarrolla.

Respecto de la convocatoria, la directora del Consejo de la Cultura destacó la importancia que tiene el compromiso y dedicación de los encargados municipales de cultura, ya que la invitación para participar de este taller se realizó a través de ellos.

Volver arriba