CNCA y agrupaciones de DDHH se reúnen para elaborar políticas públicas de memoria y reparación

La jornada de trabajo convocada por la Unidad de Memoria y Derechos Humanos del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes congregó en Villa Grimaldi a representantes de sitios de memoria, artistas, organismos del Estado y gestores culturales.

Los 31 grados de temperatura registrados este sábado en la capital no impidieron el desarrollo de la Tercera Jornada de la Mesa de Cultura, Memoria y Derechos Humanos cuyos integrantes se reunieron en el Parque por la Paz Villa Grimaldi ubicado en Peñalolén.  Las tres jornadas de trabajo convocadas por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) han tenido como objetivo la construcción participativa de un programa orientado a preservar la memoria histórica y promover una cultura de derechos humanos.

Francia Jamett, encargada de la Unidad de Memoria y Derechos Humanos del CNCA, señala que la mesa de trabajo se levantó para dialogar acerca de la política cultural en este ámbito. “Nos reunimos en esta ocasión para dar cuenta de lo que hemos realizado en el año como Unidad de Memoria y DDHH, su instalación, y cómo viene proyectado el 2016, también para hacer un intercambio de propuestas, de visiones y poder establecer acuerdos”, expresa.

Jamett explica que durante 2015 la tarea se ha orientado a instalar un programa que se haga cargo de la reparación en ámbitos colectivos y simbólicos, dadas las competencias que tiene el Consejo en relación al patrimonio, acceso y desarrollo de la gestión cultural. “Nos hemos enfocado en trabajar con los sitios de memoria, en la recuperación, conservación y la sustentabilidad de estos espacios, donde se recuerden los hechos y se proyecte hacia el futuro un compromiso efectivo por los DDHH”, indica.

Samuel Houston, presidente del Sitio de Memoria Ex Clínica Santa Lucía y uno de los coordinadores de la Red de Sitios de Memoria, valora la participación de las agrupaciones de DDHH en la mesa. “El CNCA le da un ejemplo a otras reparticiones pública en términos de cómo hacer correctamente una política pública”.

Houston agrega que resulta vital la participación de los sitios en estas instancias porque tienen la experiencia. Respecto a su misión, señala que las agrupaciones más antiguas están ayudando a los sitios que están iniciando el proceso de rescate como Antofagasta, La Serena, Colonia Dignidad y otros que recién están reagrupándose para empezar la larga tarea de recuperación.

Un programa institucional

El capítulo de Derechos Humanos del Programa de Gobierno se compromete al desarrollo de planes de educación y memoria histórica tendientes a fomentar una cultura de paz y tolerancia. También propone apoyar el mantenimiento de las instituciones de la sociedad civil, en defensa y promoción de los derechos de las víctimas de los crímenes de la dictadura, junto con diseñar un Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos, con carácter participativo e integral.

El documento también plantea desarrollar un programa nacional de recuperación y conservación de testimonios, fomentar una política de recuperación de los sitios de memoria histórica velando por su mantención básica y permanente y, además,  elaborar una estrategia específica para vincular estos espacios con las nuevas generaciones.

Coincidentemente, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes ha asumido la misión de desarrollar líneas programáticas específicas en estas materias puesto que el rescate de la memoria histórica y la defensa de los derechos humanos están contemplados, en sus dimensiones de valores y principios, en las Políticas Culturales 2011-2016.

Volver arriba