Casi 3000 estudiantes de la región visitan una de las muestras de arte contemporáneo más importante del mundo gracias al CNCA

Se trata «los Grandes Modernos del Arte del Siglo XX», Colección Peggy Guggenheim de Venecia, que se está presentando en el Centro Cultural Palacio de la Moneda.

A partir del 31 de octubre se inaugura “Grandes Modernos”, Colección  Peggy Guggenheim en el Centro Cultural Palacio de la Moneda. Son  88 obras maestras que incluye a artistas como Kandinsky, Picasso, Dalí, Duchamp entre otros, que representan las vanguardias artísticas del siglo XX. Es la primera vez que una muestra de estas características y emanada de la Fundación Guggenheim viaja a Latinoamérica.

En el marco de esta exposición, desde al 5 de noviembre al 20 de diciembre, se realizarán visitas guiadas para 7360 beneficiarios de las regiones de O’Higgins, Valparaíso y Metropolitana y  provenientes de territorios aislados y en condición de vulnerabilidad social, los cuales también pertenecen a programas desarrollados por el Consejo Nacional de la Cultura como Acciona, Servicio País Cultura, Cultura Local y Escuelas Artísticas. En la región de Valparaíso serán 2700 estudiantes en 66 buses que visitarán la muestra entre los meses de noviembre y diciembre.  La visita contempla una etapa de contextualización previa que será realizada por talleristas zonales en el lugar de origen.

Al respecto, el Director del Consejo Regional de la Cultura y las Artes de Valparaíso, Rafael Torres, valoró la metodología usada para estas visitas, donde los estudiantes tuvieron inducciones por parte de monitores antes de visitar el Centro Cultural. ¡Con gran alegría quiero contar que dentro del Programa Plan  Guggenheim, de la exposición Grandes Modernos en el Centro Cultural Palacio de la Moneda. De la Región de Valparaíso, casi 3000 personas la van a visitar, en un programa direccionado a los colegios Acciona, a los Centros Culturales de las comunas de Los Andes y Villa Alemana y la intervención que hacemos junto a la Fundación para la Superación de la Pobreza en algunas comunas de la región. Lo más importante de destacar acá es el esfuerzo como Gobierno y el Consejo de la Cultura estamos haciendo  por acercar el arte en sus distintas manifestaciones a la comunidad, de manera gratuita, pero además de manera informada, de manera pedagógica. Estas visitas tienen un contexto donde la gente antes de prepara para saber que van a visitar y que es lo que van a encontrar en la exposición y así les permitimos descubrir las grandes maravillas del arte”.

Por su parte, la Seremi de Educación, Patricia Colarte, valoró la iniciativa y la manera en que los estudiantes fueron seleccionados para esta visita. “Estamos muy contentos que el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes pueda invitar a una experiencia tan significativa, como es el hecho de visitar una exposición de los Grandes Modernos del Arte Contemporáneo del siglo XX, una oportunidad única para muchos de estos alumnos. Yo creo que aquí el esfuerzo  que está haciendo el Consejo por bajar la cultura a todos aquellos que probablemente no tendrían la oportunidad, si no viajaran al extranjero, de ver la calidad de lo que van a ver estos jóvenes. Es una oportunidad que hay que difundirla mucho y aprovecharla. Quiero destacar otro aspecto, el colegio ha dado este beneficio a buenos estudiantes, con buenos rendimientos y comportamiento escolar. De esa manera queremos ir destacando lo que nosotros queremos, alumnos que vengan a los colegios a aprender, alumnos que tengan buen clima escolar. Estos son incentivos, son premios, por tanto tenemos que seguir de alguna manera destacando lo bueno que se está haciendo en los colegios y lo bueno que se está haciendo en el Consejo de la Cultura”.

Esta exposición revisa el desarrollo del arte durante la primera mitad del siglo XX. Un arte que se despliega hacia dos vertientes, que dan origen a las dos salas de esta exposición: una dominada por el intelecto, donde encontraremos el cubismo y la abstracción con la transformación del espacio y la forma; y la otra, basada en la intuición, con el surrealismo y su relación con lo onírico, y el expresionismo abstracto y sus violentos gestos de color.  A través de estas obras se manifiesta un agitado siglo XX, caracterizado por grandes conflictos políticos y económicos –como la Primera y la Segunda Guerra Mundial o la Crisis de 1929-, que determinaron la profunda transformación de la sociedad y una efervescencia cultural sin precedentes.

estudiantes en muestra de arte contemporaneo

Guggenheim, Chile y el Titanic

Nacida en Nueva York en 1898, integrante de la familia Guggenheim, dueños de uno de los conglomerados mineros más importantes de la época, que incluía Chuquicamata. Tras la muerte de su padre en el buque Titanic en 1912, Peggy se convirtió en la única heredera de una gran fortuna.

En 1921 se trasladó a Europa y permaneció allí durante veinte años. Su matrimonio con el artista y escritor Vail Laurence, y la amistad que estableció con artistas y críticos tales como Marcel Duchamp, Herbert Read, André Breton, Yves Tanguy, Nelly van Doesburg, Piet Mondrian y, más tarde, Max Ernst, quien se convirtió en su esposo en 1941, la inspiraron para dedicarse a fomentar el arte de su tiempo y a crear su colección de obras de arte entre los años 1938 y toda la década de 1960.

En 1947, Peggy se trasladó a Venecia con su colección, donde la exhibió en la primera Bienal de la posguerra. La fuerte presencia del cubismo, abstracción y surrealismo presagiaron lo que se convertiría en el papel de las Bienales durante este periodo, al presentar las vanguardias europeas que habían sido ignoradas durante el período fascista. Sin embargo, la mayor novedad residía en la presencia de artistas americanos. Ninguno de sus trabajos se habían mostrado en Europa con anterioridad.

Desde 1949 el Palazzo Venier dei Leoni, sobre el Gran Canal de Venecia, se convertiría no solo en su residencia, sino también en un gran museo donde hizo pública su colección a partir del año 1951. El ritmo de adquisiciones de Peggy se redujo en la década de 1960, y llegó a detenerse del todo luego del fallecimiento de su hija Pegeen Vail, en 1967. Peggy Guggenheim murió el 23 de diciembre de 1979, a la edad de 81 años, y está sepultada en el jardín de su palazzo.

Volver arriba