Alumnos finalizaron cuatro días de trabajo en taller de fotografía organizado por el Consejo de la Cultura

El taller se desarrolló como fase preliminar a las actividades por el Día de la Fotografía, que se celebrará el 19 de agosto.

Un grupo de 12 participantes que incluyó a artistas visuales, profesores de artes plásticas, arquitectos, fotógrafos y gestores culturales finalizó este domingo el taller de fotografía organizado por el Consejo de la Cultura y las Artes.

Los participantes fueron elegidos tras una convocatoria regional en la que postularon con un portafolio de 10 imágenes, que fueron el punto de partida para el trabajo de análisis que desarrollaron durante cuatro días a cargo de la curadora de fotografía contemporánea Mane Adaro.

El taller se desarrolló como fase preliminar a las actividades por el Día de la Fotografía, que se celebrará el 19 de agosto próximo y que incluirá la exhibición del trabajo de cuatro alumnos participantes del taller en paraderos del Transantiago, los que se sumarán a las imágenes provenientes de alumnos del resto de los talleres realizados en forma simultánea en todas las regiones del país.

La muestra de los trabajos de la totalidad de los alumnos participantes en el taller en Valdivia será inaugurada en agosto.

Reflexión

Mane Adaro explicó que el objetivo del taller denominado “El paisaje como significado y estilo fotográfico” era abordar una idea de paisaje mucho más vinculado con las problemáticas contemporáneas, que tienen que ver con visibilizar una imagen de éste no tan idealizada y poner el punto en una fotografía más social, personal e íntima.

En términos metodológicos, las jornadas incluyeron el análisis de la obra de referentes contemporáneos, para luego pasar a una revisión de cada una de las obras de los alumnos y los procesos personales que intervinieron en ellas. “Nos interesaba revisar cómo cada uno se vincula con un paisaje que es propio; cómo desde lo local y el arte cada uno puede aportar a visibilizar ciertas transformaciones y carencias a las que la vida contemporánea nos va sometiendo”, indicó Adaro.

“Yo creo que la fotografía en sí es un aporte porque es un lenguaje muy directo, pero hay que saber trabajarlo y hay que tener ciertas herramientas para poder implementarlo y de eso se trataba, de homologar conocimientos, generar grupos de trabajo para que los artistas se vinculen entre sí, que también aprendan procedimientos tanto curatoriales como de edición de fotos, pero también museográficos, que aprendan a romper barreras que tienen que ver con estructuras muy clásicas de montaje, que también se atrevan a intervenir el espacio”, agregó.

Alumnos

Para la licenciada en Artes Visuales, Verónica Arancibia, por segunda vez en el taller, el aporte de la experiencia de Mane Adaro fue uno de los puntos más destacados. “Ella como curadora nos dio otra mirada a nuestro trabajo, poder llevarlo a una dimensión más teórica para poder acompañarlo con un discurso concreto”, afirmó.

Claudia Castillo, profesora de Artes Visuales de la UACh, también resultó satisfecha con la experiencia. “Mi impresión es positiva. Uno de los aportes más importantes fue desarrollar el concepto de curatoría, que genera una visión más profesional del tema y una reflexión sobre todo en torno a la fotografía y al resultado final que es una exposición que mantiene cierta cohesión, donde se nota toda esta conversación intensa que se ha dado en cuatro días”, indicó.

Por su parte, el fotógrafo Hugo Toledo destacó la oportunidad que se da a las regiones de contar con un taller de estas características. “Se agradece la experiencia de Mane y la oportunidad de participar en estos talleres, que no se dan mucho, sobre todo con la calidad de los relatores que vienen, por lo que agradezco al Consejo de la Cultura”, sostuvo.

Volver arriba