Concepción en 100 palabras premia a los mejores cuentos en su primera versión

El primer lugar fue otorgado a Enrique Silva Rodríguez, de Coronel y autor del cuento Kamikaze. En tanto, el premio especial al Talento Joven recayó en Claudio Rodríguez, hualpenino de 17 años, creador de Miedo.

Ante una concurrida y entusiasta audiencia que llegó hasta el Foro de la Universidad de Concepción, anoche se premió a los ocho cuentos finalistas en una ceremonia que contó con la participación de la destacada actriz Claudia Celedón en la lectura de los relatos y  la musicalización en vivo de Fernando Milagros. A través de esta lectura musicalizada, los cuentos ganadores fueron tomando vida para ir revelando experiencias e historias locales, donde la nostalgia por una ciudad plagada de cines, calles, paisajes, marchas y el terremoto marcaron las palabras de los autores anónimos que se atrevieron a escribir en no más de 100 palabras.

El primer lugar fue otorgado a Enrique Silva Rodríguez, de la ciudad de Coronel y autor del cuento Kamikaze, quien recibió un premio de $1.000.000. Mientras que el premio especial al Talento Joven recayó en Claudio Rodríguez, hualpenino  de 17 años, creador de Miedo y galardonado con $250.000. Los seis autores finalistas restantes, Juan Carlos Díaz, Romina Pino, Paulo Inostroza, Juan Pablo Vergara, Joaquín Briceño y Raúl Zemelman, fueron reconocidos con una mención honrosa de $250.000.

Presentado por Minera Escondida y organizado por Plagio junto a la Universidad de Concepción, la primera versión de Concepción en 100 Palabras resultó ser un éxito de participación con un total de 4.646 cuentos recibidos, superando con creces las primeras versiones de sus símiles en Santiago, Iquique y Antofagasta.

En esta edición participaron cuentos provenientes no sólo de la capital de la Región del Bío-Bío sino también de Talcahuano, San Pedro de La Paz, Los Ángeles, Chillán, Los Ángeles, Coronel y Hualpén, entre otras localidades. Resalta la amplia participación de los más jóvenes, donde un 45% del total de las postulaciones corresponde a autores menores de 24 años. También destaca el creciente interés de adultos mayores por concursar en este tipo de iniciativas y que representó casi un 10% de participación.

Para María Olivia Recart, Vicepresidenta de Asuntos Externos de Minera Escondida, el alto interés que el concurso despertó en los participantes es reflejo del gran acervo cultural que reúne la Región del Bío-Bío. “La ciudad de Concepción es conocida por su efervescencia creativa e importancia en materia cultural, y así quedó demostrado en la participación de la primera edición de Concepción en 100 palabras. El talento que hay detrás de los más de cuatro mil cuentos recibidos bosquejan una región rica en historias e imaginación, arrojando un conjunto de relatos íntimos con fuerte identidad local. Desde 2001 Minera Escondida ha apoyado la realización de Santiago en 100 palabras, y conscientes de su alcance e impacto, hemos creado las versiones regionales de Antofagasta e Iquique. Este año llegamos por primera vez al sur, porque tenemos la convicción de que la minería debe realizar su contribución a todo el país, potenciando proyectos que aporten a la descentralización cultural y permitan a las personas de regiones participar en iniciativas de excelencia”, señaló.

La Directora de Extensión de la Universidad de Concepción, María Nieves Alonso,  agrega: “la magnífica respuesta  a la convocatoria del concurso no hace sino confirmar que en Concepción es realidad el mito de ciudad literaria e ilustrada. También demuestra que ante un proyecto tan atractivo y riguroso como el desarrollado por Plagio y, en este caso, la Universidad de Concepción con el apoyo y soporte de Minera Escondida –operada por BHP Billiton-, se logran resultados casi sorprendentes. El impacto y la necesidad de repetir esta convocatoria son evidentes. Igualmente es notable la expectativa  que provocó la ceremonia de premiación, con invitados de la calidad y resonancia artística de Milagros y Celedón. Para la Universidad de Concepción este proyecto es de los más importantes que se han desarrollado en los últimos años”.

Por su parte Carmen García, Directora de Plagio, señala sobre la calidad de los cuentos que “los relatos ganadores dan cuenta del imaginario particular de la región. A través de los cuentos escritos por personas comunes y corrientes, vamos conociendo aquello que distingue a la Región del Bío-Bío. Sus paisajes y texturas, sus calles y rincones. Concepción es conocida por ser tierra de escritores y con estos relatos lo podemos comprobar. Creo que los más de 4000 cuentos recibidos dan cuenta de las ganas que tiene la gente de escribir y de que el concurso es un espacio de expresión único para esas miles de historias que necesitan ser contadas. Esperamos hacer de este un hito anual en el calendario cultural de la región”.

Un jurado especializado compuesto por los escritores Alejandra Costamagna y Tito Matamala, junto al académico de la Universidad de Concepción, Mario Rodríguez, fueron los encargados de seleccionar los ocho cuentos finalistas.

El proceso de recepción y selección de cuentos tuvo diversas etapas.

Nuevos y más soportes para las letras

Para darle una mayor visibilidad y difusión a la creación literaria de la región, las historias y anécdotas que se reflejan en los ocho cuentos finalistas fueron ilustrados por los artistas locales Claudio Romo, Carola Josefa, Ibi Díaz, Yenifer Ibacache, Francisco Muñoz. Estos cuentos ilustrados serán impresos en distintos formatos (magnetos, calendarios y libretas de bolsillo) y se realizará una donación de este material en formato exposición a 10 centros culturales, bibliotecas y colegios de la región.

La donación se hará efectiva en enero, y en marzo en el caso de los colegios. Los lugares beneficiarios son: Balmaceda Arte Joven- Bio-Bío, Corporación Cultural de la U. de Concepción, Centro de Extensión Cultural Alfonso Lagos de la Universidad de Concepción (CECAL), Liceo Técnico Profesional Jorge Sánchez, Escuela Francisco Coloane, Colegio Ángel de Peredo, Escuela México Estado de Guerrero, Biblioteca Municipal de Concepción, Biblioteca Viva Mirador Bío-Bío y Biblioteca Pública N° 010, Arturo Matte Alessandri de Chillán.

Volver arriba