Proyecto Fondart Regional rescata Misión de Pelchuquín a través de libro y exposición de imágenes y relatos

Un libro y una exposición de fotografías y relatos son el resultado de la investigación realizada por el docente Mauricio Villanueva.

Tras dos años de investigación, el proyecto “Misión de Pelchuquín: Imágenes y relatos de lo personal a lo colectivo 1950-1980” dará a conocer sus resultados compilados en un libro, que será presentado a las 17 horas de este martes 11 de febrero en la Casa Pastoral de Pelchuquín.

La iniciativa fue financiada por el Fondart Regional del Consejo de la Cultura y las Artes de la Región de Los Ríos e impulsada por el profesor de Historia y Ciencias Sociales Mauricio Villanueva, con el objetivo de rescatar la memoria colectiva y el patrimonio heredado de la Misión de Pelchuquín, fundada por monjes Capuchinos en 1863.

Otra de las actividades del proyecto fue el montaje de una exposición que reúne parte del material fotográfico recopilado y las entrevistas realizadas durante la investigación. La muestra permanecerá abierta al público hasta hoy viernes 7 en el hall del Banco Estado de San José y en horario de 9 a 14 horas. La actividad contó con el apoyo del Museo Mariquina, entidad encargada de gestionar el espacio de exhibición.

A partir del martes 11 la exposición podrá ser visitada en la Casa Pastoral de Pelchuquín y  permanecerá abierta al público local hasta el sábado 15 de febrero, para luego trasladarse  a Valdivia.

Mauricio Villanueva, explicó que el material fotográfico fue producido por padres y hermanas que se hicieron cargo de la misión desde la década de 1950 y que permanecieron hasta 1980. “La idea es, por tanto, no sólo rescatar y presentar este material, sino también convertir en narradores a los habitantes y actores claves vinculados a la Misión respecto de lo relatado visualmente por las imágenes, de modo que este trabajo pueda significar también revitalizar el pasado y reforzar los sentidos de pertinencia e identidad de la comunidad”, señaló el docente e investigador.

Pelchuquín se ha visto marcado históricamente por la presencia de la Misión Capuchina que se instaló en 1863, transformándose en un eslabón más de la actividad misional que a partir del siglo XVIII se había iniciado desde la plaza de Valdivia y cuyo antecedente fue la antigua Misión de Nanihue. De esta forma, la misión se constituyó a la vez en un elemento unificador y catalizador en el desarrollo económico, social y urbano de esta villa.

Más información acerca de esta iniciativa se puede revisar en el sitio web http://misiondepelchuquin.blogspot.com

Volver arriba