Teatro Callejero cautivó al público en la Plaza de Armas de Combarbalá
  • Obra El Conventillo de Teatro Iris sorprendió a cientos de personas, con un espectáculo que mezcla teatro físico, danza y música en vivo. La presentación se replicó en la Plaza de Armas de Vicuña, como parte de la programación del Festival ARC.

La obra es un proyecto FONDART de creatividad y representa un espacio habitacional que existía en el siglo veinte, época en la que existía una fuerte lucha social de la clase obrera, quienes migraban del campo a la ciudad, buscando mejores oportunidades y trabajos.

“Se pensaba que iban a tener mejor vida, llegaban a vivir en condiciones que era inhumanas, existían muchas condiciones de insalubridad en los conventillos. Entonces en la obra hablamos de la reivindicación de la clase obrera, de la lucha de la clase obrera, de la clase trabajadora en Chile en aquellos años, cómo se generaron los sindicatos, todo ese fenómeno social y toda esa lucha que aún sigue, producto por la desigualdad social.”, señaló Rodrigo Medina, Director de la obra quien participó del proceso de investigación para la realización de la pieza artística.

La obra reúne diversos elementos como la danza, la música en vivo y el teatro físico, creando el montaje final de una obra contemporánea, que llamó la atención de los espectadores. “Yo soy un trabajador flotante, por así decirlo y esta obra es súper representativa de lo que es la fuerza obrera que hace andar las cosas, eso es la base de toda esta sociedad. Que se realicen estas actividades es un paso más a que todos podamos tener acceso a la cultura, una cultura distinta a lo que nos muestra la televisión y la radio, esto es calle, es cultura, donde realmente suceden las cosas”, expresó Freddy Barraza, público asistente.

Teatro callejero y música en vivo

“Nosotros con Conventillo hacemos teatro de calle, utilizando los espacios públicos, para que el espectador vea que en su espacio público pueden suceder cosas y que ellos también puedan utilizar ese espacio público y que se transforme en escenario y desde ese lugar, puedan generar un discurso en la comunidad”, relató Rodrigo Medina.

Por otro parte, la temática social y contexto político chileno que plantea la obra, es acompañado por música chilena evocando una imagen de aquella época, con un ritmo de seis octavos, la cueca y la resbalosa, construida de sonidos y ritmos que propone la misma obra. “Creo que la música en vivo siempre tiene algo de magia, algo que llega al espectador y también al intérprete que esté trabajando con la música a suspenderse a entrar en otro estado. La música en sí genera una chispa, una fuerza, una emotividad”, manifestó Max Cárcamo parte del equipo musical de la obra.

Estamos viviendo las últimas jornadas del Festival de las Artes Región de Coquimbo 2017, que tuvo espacio para el teatro, la música, la danza, la literatura y las distintas ramas del mundo artístico, propiciando una importante vitrina para artistas regionales y nacionales, revisa los últimos días de programación en www.festivalarc.cl

Volver arriba