Con estándares internacionales trabajará el Consejo de la Cultura con la comunidad de Huarasiña

Con la presencia de la directora regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Tarapacá, Milisa Ostojic, y el presidente de la comunidad Indígena Aymara de Huarasiña, Eduardo Relos, se llevó a cabo en el Palacio Astoreca la firma de un convenio de colaboración y protección de la información que se guía […]

Con la presencia de la directora regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Tarapacá, Milisa Ostojic, y el presidente de la comunidad Indígena Aymara de Huarasiña, Eduardo Relos, se llevó a cabo en el Palacio Astoreca la firma de un convenio de colaboración y protección de la información que se guía por los estándares del convenio 169 de la OIT y de otras normas de carácter internacional, el segundo de este tipo realizado en el país.

En el convenio “de colaboración para la protección de información, técnica y arqueológica susceptible de ser afectada”, la comunidad de Huarasiña y el Consejo de la Cultura acordaron realizar, durante el 2016, un plan de gestión territorial basado en la investigación «Diagnóstico Participativo Territorial, relacionado con los sitios y/o áreas patrimoniales de la comunidad indígena de Huarasiña”, presentado por el arqueólogo y candidato a magíster en paleontología, Luis Pérez.

La titular de cultura Milisa Ostojic destacó el trabajo en conjunto de las unidades de Pueblos Originarios y Patrimonio, de la dirección regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes por su desempeño para lograr este convenio. “Este no ha sido un trabajo sencillo, ha sido arduo y marca una nueva etapa en las relaciones del Estado con los Pueblos Originarios, reconociendo sus derechos sobre la propiedad intelectual de las comunidades indígenas”, declaró.

Para Eduardo Relos, el trabajo realizado con el Consejo de la Cultura no solo es un avance por el reconocimiento que hace el Estado de los derechos indígenas, además les permitirá un mejor futuro para su comunidad. “La idea es llegar a administrar nuestra herencia cultural para que la gente pueda retornar al pueblo y vivir de ella, que nos ha sido legada por nuestros antepasados”.

El arqueólogo Luis Pérez explicó que el diagnóstico territorial se hizo en conjunto con la comunidad indígena Aymara de Huarasiña, “con una visión que es de territorio orgánico, que está relacionada con la cosmovisión de los pueblos originarios en que todos los elementos del territorio están relacionados entre sí”. Además, con este reconocimiento que el Estado de Chile hace de los derechos de propiedad intelectual de las comunidades indígenas, estas podrán administrar su territorio “orientado a un desarrollo futuro dentro del turismo regional con pertinencia de la comunidad indígena”, concluyó.

Volver arriba