Casa de la Cueca mantendrá abiertas sus puertas gracias a convenio con la UNAB y el Ministerio de las Culturas
  • Pese a que por problemas económicos estuvo a punto de despedirse de su público, gracias al trabajo conjunto con ambas instituciones “la Casa de la Cueca va a estar con la bandera en alto, como siempre hemos querido”, dice María Esther Zamora, quien junto a su esposo Pepe Fuentes abrió este mítico espacio de Avenida Matta hace más de 30 años.

A comienzos de 2021, los medios de comunicación anunciaban el inminente cierre de la Casa de la Cueca, espacio de Avenida Matta 483 levantado por los músicos Pepe Fuentes y María Esther Zamora, que desde hace más de 30 años se dedica a mantener vivas nuestras tradiciones folclóricas.

Los problemas económicos vinieron tras el fallecimiento de Pepe Fuentes, en diciembre de 2020, sumado a la pandemia que los obligó a permanecer cerrados. Una vez conocida la situación, la Universidad Andrés Bello (UNAB) y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio decidieron firmar un convenio con la Casa de la Cueca, que permitiera que este “18 de septiembre eterno” siga funcionando.

“Quisimos apoyarlos por ser una iniciativa cultural de relevancia nacional y buscamos la alianza con el Ministerio, entidad que inmediatamente estuvo dispuesta a colaborar. Es así como surge este convenio entre las tres instituciones, con el objetivo de que la Casa de la Cueca no desaparezca, por ser un espacio que rescata nuestro baile nacional”, dice el rector de la UNAB, Julio Castro.

Y agrega que “como Universidad cumplimos un rol social, junto con entregar a nuestros estudiantes, más allá del currículum formal, una educación que se enriquezca con otras actividades, como la extensión cultural y la vinculación con el entorno, por lo que es en esta línea en la que trabajaremos con ellos”.

Por su parte, María Esther Zamora asegura que este convenio le dará un valor y respeto aún mayor a la Casa de la Cueca. “Es maravilloso, todo lo que puedo decir es poco. Siento una gran emoción de sentirme apoyada y albergada de alguna forma”, expresa.

La folclorista afirma que esto es un empujón para preservar aquello por lo que tanto luchó junto a su esposo y, además, “le sirve mucho a la gente porque la música chilena levanta el alma, el espíritu y todos los que son allegados a la Casa de la Cueca se van a sentir tremendamente felices”.

“La Casa de la Cueca conserva y resguarda muchas expresiones patrimoniales y se ha convertido en un espacio relevante para agrupaciones cuequeras, artistas, músicos, cultores y para todas las personas que vibran con esta tradición. Pensar en este lugar es también recordar al querido Pepe Fuentes”, agrega la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés.

Convenio para mantener un legado

El convenio firmado entre las tres instituciones establece distintas acciones para apoyar su funcionamiento y abordar temas de difusión, promoción y educación en torno a la cueca.

Felipe Karadima Skarmeta, director de Extensión Cultural UNAB, explica que la idea es realizar distintas actividades culturales en conjunto como clases de cueca, encuentros con artistas y músicos nacionales, conciertos, entre otras. “Todo el esfuerzo, trabajo y entrega que ha realizado a través del tiempo María Esther junto su marido Pepe Fuentes, no puede perderse, hay que ayudar a continuar este patrimonio cultural”, añade.

María Esther se muestra muy emocionada por empezar a trabajar en conjunto con la UNAB y el Ministerio de las Culturas, ya que quiere retribuir de alguna manera este apoyo recibido, que permitirá honrar el trabajo de su fallecido esposo.

“Me da valor el hecho de que mi Pepe me esté empujando, que desde el cielo esté bendiciendo esto que vamos a lograr y que la Casa de la Cueca va a estar con la bandera en alto, como siempre hemos querido”, expresa la folclorista.

Créditos fotos: Archivo Casa de la Cueca

Volver arriba