Adiós a José Urra, presidente Sindicato de Trabajadores Feria Fluvial Valdivia

Cuando nos encontrábamos proyectando un nuevo Día del Patrimonio -recientemente suspendido en el contexto de pandemia por el Covid-19- recordábamos lo vivido el año pasado y en ese marco el fantástico despliegue realizado por la Feria Fluvial de Valdivia con su Degustación de Productos de Mar y Tierra, que congregó a cerca de mil personas. Detrás de la iniciativa, un incansable dirigente sindical, don José Urra, el mismo que hoy nos deja un enorme vacío con su partida.

En su rol de presidente del Sindicato de Trabajadores de la Feria Fluvial de Valdivia, fue uno de sus más activos defensores y en especial de su sello patrimonial. Destacó su participación en múltiples iniciativas de su puesta en valor y preocupación constante porque este lugar conservara su identidad cultural tan representativa de Valdivia. Don José comprendía la esencia de su declaratoria como Monumento Nacional en categoría de Zona Típica, cuyos valores patrimoniales declarados se centraron en relevar un sitio histórico de intercambio comercial y cultural, que ha permanecido en este mismo borde río hasta nuestros días, por tanto, en la memoria de muchas generaciones de valdivianos y valdivianas.

Desde el año 2017 a través de nuestro Consejo de Monumentos Nacionales y a partir del año pasado como Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, trabajamos en conjunto en la realización de su mentada Degustación, una actividad gratuita para la comunidad, que el 2019 superó todas las expectativas con una puesta en escena de la más amplia variedad de productos, todos preparados por los mismos locatarios, en lo que fue un festín de sabores y colores que no solo sirvieron para relevar el lugar, sino también a quienes componen el alma de este espacio que forma parte de la identidad de nuestra capital regional.

Y es que quizás fue ésta una de las grandes luchas de don José, hacer de su Feria un lugar en que se reconociera el aporte de cada trabajador y trabajadora en su consolidación como un espacio histórico de enorme riqueza patrimonial para la ciudad. Uno de sus sueños -que nos deja como tarea pendiente- era la implementación de una muestra permanente de fotografías impresas en gran tamaño, honrando la memoria de locatarios y locatarias antiguas, trabajando junto a sus familias en la Feria.

Su muerte interrumpe éste y otros sueños -como el que junto a sus colegas aprendieran francés para mejorar la atención a sus visitantes internacionales-, los que se encontraba impulsando a través de alianzas con investigadores, el mundo público y departamentos municipales, a quienes siempre motivó a trabajar mancomunadamente. Como resultado de ello surgieron variadas iniciativas artísticas y de investigación inspiradas en la Feria Fluvial, las que permanentemente difundía y compartía con sentido orgullo.

Don José también tenía gran interés en relevar la tradición culinaria asociada a los productos de mar y tierra, que tradicionalmente se han vendido en la feria, destacando preparaciones sugeridas por quienes venden dichos productos y cuentan con todo un acervo cultural relacionado con nuestro patrimonio y entorno ecológico: mariscos, pescados, algas, verduras, frutas y flores.

No escasean los elogios a su permanente actividad y energía como dirigente, pero tampoco son menos las virtudes y valores que don José encarnó. Un hombre de entrañable trato, humor y humildad, cuya calidad humana destacó de sobremanera y desplegó como fiel representante de los locatarios, un grupo de personas a las que no dudaba en destacar por su solidaridad expresada ante las dificultades de todo aquel que sufriera pobreza, abandono o enfermedad.

Como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y nuestros organismos dependientes agrupados en el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, con especial atención de la Oficina Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales y de la Subdirección de Patrimonio Cultural Inmaterial, despedimos con cariño y respeto a una gran persona, alegre, comprometida y activo dirigente sindical, que llevaremos siempre en el recuerdo. Descanse en paz, don José.

Volver arriba