La “Paloma Ausente” de La Patogallina volará por todo Chile para rendirle homenaje a Violeta Parra
  • La nueva obra del colectivo artístico nacional, un espectáculo callejero pensado para grandes audiencias, tendrá una serie de estrenos en distintos puntos del país, comenzando el 23 de septiembre en Curicó, para seguir en Santiago, Punta Arenas y Chiloé.
  • La obra se enmarca dentro de las actividades de conmemoración de los 100 años del natalicio de Violeta Parra, coordinado y financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), en conjunto con la Fundación Violeta Parra y su familia.

Un homenaje a la Violeta investigadora, a la mujer que se lanzó a bucear por las profundidades de nuestra cultura perdida buscando las raíces de nuestra cultura chilena, un homenaje a ese trabajo apasionado, pero también sistemático y perseverante, es lo que el Colectivo Artístico La Patogallina llevará a escena en su nueva obra “Paloma Ausente”, un espectáculo callejero que tendrá una serie de “estrenos callejeros” en distintos lugares de Chile, para encontrarse, tal como lo hizo Violeta, con distintos públicos, paisajes y realidades.

La serie de presentaciones comenzará el día 23 de septiembre en Curicó,  para continuar en Santiago el 27  de ese mismo mes en el Museo de la Memoria, luego el  4 de octubre aterrizará en Punta Arenas, para finalmente llegar a la isla grande de Chiloé el 1 de noviembre en la ciudad de Castro.

“Nuestra apuesta es que el montaje salga a recorrer el país tal y como ella lo hizo”, explica Martín Erazo, director artístico del colectivo y quien escribió el guión de la obra junto a la dramaturga Carla Zuñiga, agregando que  “lo que queremos es destacar un trabajo que ha hecho muy poca gente en Chile, que es el de bucear a fondo por nuestra cultura perdida, a través de un trabajo súper sistemático y que de alguna manera hace que toda su obra venga de esa decisión que ella toma de devolverse hacia las raíces de lo que se entiende como cultura chilena”.

Erazo señala que “lo que nos interesa destacar es que no es un resultado que venga solo del talento, sino además de su perseverancia en el trabajo, de lo que nosotros también tratamos de hacer como compañía, en el sentido de dedicarnos a rebuscar en la historia de Chile, entonces queremos resaltar esa perseverancia, el no rendirse, esa es la imagen que más se nos aparece al pensar en Violeta”.

Un homenaje callejero

La obra se enmarca dentro de las actividades de conmemoración de los 100 años del natalicio de Violeta Parra, coordinado y financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), en conjunto con la Fundación Violeta Parra y su familia. Al respecto, el Ministro de Cultura, Ernesto Ottone R., destacó la apuesta de la compañía. “Este año de homenajes a Violeta Parra no quisimos dejar fuera la propuesta de La Patogallina, que rescata ese rol de la Violeta como recopiladora de historias y saberes populares, de los cuales nutrió su obra, en todas las dimensiones artísticas que abarcó. Fieles a ese sentido de rescate de lo popular, tendremos una fiesta de teatro callejero para ser vista y disfrutada por la ciudadanía en el espacio público, en Santiago y regiones”.

Para llevar a cabo este homenaje, y tomando como premisa que el teatro de calle es una fiesta popular, el colectivo montará un espectáculo callejero pensado para grandes audiencias (hasta 5.000 personas), cuyo lenguaje está centrado en el trabajo de la imagen poética, fiel al método de creación de sus obras, donde el gesto y la emoción se complementan con la musca en vivo para generar el discurso.

Además, se pretende incorporar al entorno inmediato del espacio delimitado para la función, generando un pequeño escenario como preset de la obra, en donde participarán artistas del folklor local, haciendo una vinculación directa con el rescate de la obra de Violeta.

Argumento

La estructura dramatica la trazó Erazo para luego ser desarrolladas en concjunto  con  la dramaturga chilena Carla Zuñiga y el elenco de la Patogallina.

La obra tiene tres líneas argumentales principales, donde cada línea refleja distintas edades de la creadora: la Violeta investigadora recorriendo Chile, encontrándose con los cantores y los poetas, cuyo argumento está basado en el libro “Cantos Folclóricos Chilenos”, donde Violeta Parra y Gastón Soublette pasaron al papel gran parte de esta investigación; la segunda es la Violeta creando El Gavilán y la obra del ballet de El Gavilán, que es un proyecto que quedó inconcluso, y donde según explica Erazo “hay un poco de ficción, porque no hay mucha información, solo una entrevista donde cuenta que está preparando este ballet, entonces si bien conocemos la obra grabada de El Gavilán, hacemos ficción del proceso de creación y la puesta en escena de ese ballet”. Finalmente, una tercera línea aborda varios pasajes de la infancia de la Violeta, donde estas tres líneas por las cuales la obra se mueve representan tres épocas distintas de su vida que se van entrelazando sin un orden cronológico.

Carla Zúñiga explica que “lo primero que hicimos con Martín fue ver desde dónde queríamos mostrar a Violeta Parra, un personaje tan complejo y con tantas aristas. Finalmente lo que más nos sedujo fue el trabajo que realizó ella como investigadora y recopiladora del folclor nacional, lo cual es más desconocido, pero que también expone la seriedad y la pasión que tenía por la música y la búsqueda de las raíces folclóricas de nuestro país, por lo que el trabajo de investigación que hicimos fue principalmente con los libros “Cantos Folclóricos Chilenos” y su poesía”. Respecto a trabajar en esta obra conmemorativa, Zuñiga señala que “es un honor para mí poder ser parte de esta conmemoración. Violeta Parra es una de las figuras femeninas más importantes de nuestro país, que traspasó varias normas con respecto a lo que significaba ser mujer en esa época, y eso me parece sumamente interesante”.

La obra contará con una línea estética artesanal, toda las piezas de obra parecen hechas a mano, por lo que se usarán solo materiales nobles, maderas, cáñamos, telas, etc.. Además se incorpora un trabajo con muñecos y de manipulación de objetos.

Tocando junto a la Violeta

La música en vivo, un sello distintivo de las obras del colectivo, estará compuesta a partir de una mezcla de sonoridades de instrumentos electrónicos y guitarra acústica de cuerdas bajas, llevando las composiciones originales de Violeta a reversiones más contemporáneas, donde la mezcla de sonidos electrónicos y folklóricos se sume la utilización de vocalizaciones donde el texto tenga un protagonismo rítmico-musical.

Alejandra Muñoz, quien está a cargo de la Dirección Musical de la compañía, explica que “trabajamos en dos caminos; por un lado en hacer reversiones, y por otro usaremos parte de sus grabaciones originales, para que así su voz y su interpretación estén presentes en un relato teatral de su vida”, agregando que “como en otras obras, trabajaremos en el cruce de sonidos entre lo que hacemos con recursos sonoros actuales y en este caso, el gran trabajo musical de Violeta Parra, de modo que usaremos nuestro formato sonoro base, que incluye instrumentos electrónicos al que sumaremos los timbres del charango, el guitarrón chileno y la voz de Violeta Parra”.

En relación a la inclusión del guitarrón chileno, (instrumento que Violeta recuperó y popularizó) Muñoz señala que “la presencia del guitarrón chileno nos parece fundamental, por ser representativo del canto a lo poeta y por el tan importante rescate que de ella hizo de este instrumento”.

Finalmente, la directora musical indicó que “asumimos con mucho respeto y con conciencia de la responsabilidad que significa trabajar con la figura de Violeta Parra. Sobre todo en un formato teatral sin texto y de calle, donde la música es gran protagonista, desde la propuesta que caracteriza a La Patogallina y desde la historia que esta vez nos toca contar”

El desafío y la madurez para asumirlo

La Patogallina cumple 21 años de trabajo teatral ininterrumpido y que los ha destacado por poner en escena un lenguaje poético que mezcla una serie de técnicas del teatro de calle y el teatro popular, siempre en una permanente búsqueda de contar nuestra historia y desde ahí descifrar la identidad de un país aún en construcción.

Desde este punto de vista, Violeta Parra aparece como una figura esencial.

Al respecto, Martín Erazo señala que “para nosotros el tema de Violeta Parra siempre ha sido un tema pendiente, como una idea que está ahí siempre dando vuelta , es un enorme desafío pero que estábamos esperando y que sentimos que también nos llega justo en un momento en que nos sentimos fuertes y más capacitados para enfrentar y entregarnos a una creación sobre ella” agregando que “no es menor que estemos cumpliendo 21 años, entonces son un montón de cosas que se alinean, además venimos de realizar una cantidad de desafíos de obras de gran escala donde pudimos trabajar conceptos, trabajar con otra gente, hemos hecho mucho trabajo de calle, y ahora salimos a la calle con Violeta”.

 

Ficha artística

Dirección / Martín Erazo

Estructura dramatica e idea original / Martin Erazo

Desarrollo de texto / Carla Zúñiga  y La patogallina

Elenco / Sandra Figueroa / Victoria González

Laura Maldonado / Matías Burgos / Juan Ferino

Eduardo Moya / Rodrigo Rojas / Cael Orrego / Gloria Salgado

Dir. Musical / Alejandra Muñoz

Músicos / Jaime Molina / Emilio Miranda / Alejandra Muñoz

Diseño Integral / La Patogallina

Concepto escenografía / Rojas ,Erazo y Moya

Asesoria en diseño escenografia / Pablo de la Fuente Galvez

Realizacion escenografia /Rodrigo rojas y taller patogallina

Realizacion utilerias /Eduardo Moya y taller patogallina

Diseño de Vestuario / Antonio Sepúlveda

Sonido / Pablo Riveros

Producccion general  / Lorena Ojeda Sepúlveda

× Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio
Volver arriba