Consejo de la Cultura confirma que Tesoros Humanos Vivos que viajaban en bus que volcó en La Araucanía no son parte de la lista de fallecidos

El accidente se produjo ayer en el kilómetro 24 de la ruta entre Curacautín y Victoria, provocando la muerte de 10 de sus pasajeros.

El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes envía sus más sinceras condolencias a los familiares de las víctimas del accidente de tránsito ocurrido ayer en la Región de La Araucanía, que dejó 10 víctimas fatales, funcionarios municipales de la comuna de Tirúa.

El objetivo de ese viaje fue realizar un intercambio de saberes en el área de la salud, razón por la cual participaban también los Componedores de Huesos de Tirúa, declarados Tesoros Humanos Vivos de Chile el año 2014, quienes resultaron lesionados, no forman parte de la nómina de víctimas fatales.

Al menos tres de ellos aún se encuentran siendo atendidos en centros de la red de asistencia de salud pública y afortunadamente se están recuperando.

Lamentablemente quien sí falleció producto de este accidente es don Prosperino Huenupil, sabio mapuche o kimche, quien ha sido parte del sistema de gestión del patrimonio cultural inmaterial del país y participó en la consulta indígena a los pueblos originarios, realizada por el CNCA como parte de las acciones ciudadanas previas a la creación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El Grupo de Ngütamchefe (componedores de huesos), de la comuna de Tirúa, Región del Biobío, está conformado por agentes de salud mapuche, conocedores de la forma, funciones y posición de los huesos, con una gran habilidad en evaluación palpatoria y de maniobras que les permite componerlos cuando han sufrido fracturas, luxaciones y otro tipo de dolencia.

Actualmente son reconocidos por su trabajo intercultural centrado en una sabiduría de medicina tradicional que se ha mantenido viva en distintas comunidades, y que ellos han logrado incorporar al sistema formal de salud. Además, con su labor contribuyen al movimiento mapuche, y con ello, han logrado la confianza y el interés de las generaciones más jóvenes en mantener esta práctica.

El Consejo de la Cultura, a través de su Departamento de Patrimonio Cultural y la Dirección Regional del Biobío, permanecerá en contacto con los afectados y pone a disposición de ellos lo que esté a su alcance.

Volver arriba