Institucional / Nacional / Patrimonio PUBLICADO EL 15 MAYO, 2014 Consejo de la Cultura cierra convocatoria de Tesoros Humanos Vivos

Hoy culminó el proceso de postulación 2014, del cual se distinguirán a nuevos seis reconocidos portadores del patrimonio cultural inmaterial de nuestro país.

THV 2013: Arturo Barahona (Foto: Luis Oviedo)

Con el fin de reconocer a aquellas personas o comunidades que son portadoras de manifestaciones estratégicas relevantes y/o en peligro de desaparecer es que cada año desde el 2009, el Consejo de la Cultura reconoce a los Tesoros Humanos Vivos.

La sexta convocatoria se extendió por 48 días, llegando postulaciones de todas las regiones del país, incluyendo en éstas la re postulación automática de los designados “destacados” durante las convocatorias realizadas en los años 2012 y 2013.

El siguiente paso a seguir es el proceso de evaluación por un Comité Expertos Zonales (Norte, Centro Norte, Sur, Extremo Sur) el que está compuesto por seis integrantes quienes son representantes del ámbito público, académico y de la sociedad civil. Ellos serán los responsables de destacar un número no limitado de personas y comunidades portadoras estratégicas del patrimonio inmaterial, para que luego de esa lista el Comité Experto Nacional reconozca a tres personas y tres comunidades como los nuevos Tesoros Humanos Vivos.

Quienes resulten reconocidos, recibirán un incentivo monetario de $3.000.000 para cada cultor individual y $7.000.000 para cada comunidad o colectivo, además del reconocimiento público.

Entre las convocatorias del 2009 y 2013 se recibieron 596 postulaciones y se reconocieron a 26 Tesoros Humanos Vivos, como la última hablante de lengua yagán Cristina Calderón (2009), la comunidad Baile Pescador Chino n°10 de Coquimbo (2009), el cantor a lo poeta Domingo Pontigo (2010), las Loceras de Pilén (2012), el caporal Arturo Barahona (2013), entre otros.

Se espera que el anuncio de la  sexta generación de Tesoros humanos Vivos  se realice durante el mes de julio, para así conocer a los nuevos cultores y comunidades que simbolizan la riqueza de nuestra cultura y patrimonio.