Fábrica Puelagalán: Taller de oficios del Consejo de la Cultura fabrica enseres para los damnificados del incendio en Valparaíso

La subdirectora de Cultura mostró al Intendente de Valparaíso los detalles del proyecto Puelagalán, que busca regenerar el tejido social de la ciudad puerto, a través de la gestión colectiva y cultural.

Con el objeto de dar a conocer el trabajo que se realiza en la Fábrica Puelagalán, taller de oficios de enseres domésticos elaborados por voluntarios para ayudar a los damnificados del incendio de Valparaíso ocurrido en abril pasado, la subdirectora de Cultura, Lilia Concha, visitó junto al Intendente Regional, Ricardo Bravo, las instalaciones del Centro de Extensión del CNCA en Plaza Sotomayor, donde se desarrolla la iniciativa.

La Fábrica Puelagalán es un taller organizado por el CNCA en conjunto con la carrera de Diseño de DUOC Valparaíso, Fundación Curaumilla, Universidad de Playa Ancha y la carrera de Diseño Industrial de la Universidad de Valparaíso, y que busca experimentar lo que eran los primeros talleres de oficio.

En la ocasión, la Subdirectora de Cultura señaló que la Fábrica Puelagalán debe su nombre a la flor que crece en las quebradas de Valparaíso que tiene la propiedad de sanar heridas.

“La metáfora pretende demostrar que en el Consejo de la Cultura se ha hecho un espacio para reconstruir un tejido social que también se vio dañado por la tragedia del incendio y cómo aquí hay una comunidad que se organiza en torno a la creación para poder reconstruir Valparaíso”.

La autoridad destacó que los funcionarios del CNCA organizaron turnos de trabajo para atender en parte las necesidades de los afectados desde el primer momento de ocurrida la tragedia.

“Durante estos meses, hemos mantenido la presencia en los cerros junto a los damnificados desarrollado 6 programas de trabajo cultural y montado este gran taller de oficios donde diariamente asisten voluntarios de universidades, colegios y distintas organizaciones comunitarias”.

El Intendente Regional, Ricardo Bravo, agradeció que el Consejo de la Cultura haya creado la Fábrica Puelagalán como un espacio donde personas voluntarias pueden seguir desplegando acciones de solidaridad hacia los damnificados del gran incendio.

“Estos voluntarios están haciendo un esfuerzo con sencillez y creatividad. Es gente que no tiene ninguna obligación y ayudan a construir una cuota de cariño que llegará a algunos hogares de los sectores siniestrados”.

Fábrica Puelagalán

La Fábrica Puelagalán se estructura sobre tres líneas de producción: textil, madera y cerámica, desde donde se realizarán alfombras, cojines, manteles patchwork, asientos, escritorios, repisas y vasijas, entre otros productos. En esta ocasión, funcionarios y funcionarias del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes participaron en talleres de textil, cerámica y madera, que vienen funcionando desde agosto pasado.

La Fábrica busca aportar a la regeneración  del tejido social porteño a través de un proceso comunitario donde el aprendizaje y el hacer se entrelazan con el desarrollo de productos funcionales y estéticos que contribuyan a que las nuevas casas se transformen en hogares.

Los talleres funcionan con personas voluntarias que trabajan en alguno de los oficios que se imparten. Los voluntarios aprenden técnicas y, en ocasiones, pueden compartir y generar un nuevo tejido social con personas afectadas por el incendio que también suelen colaborar en los talleres.

La Fábrica funcionará hasta el 24 de noviembre de lunes a viernes, de 10 a 19 horas; sábados y domingos, de 11 a 18 horas.  Los interesados pueden apuntarse  escribiendo a talleres.centex@cultura.gob.cl.  Más información en www.centex.cl

Volver arriba