Las empresas más avanzadas en responsabilidad corporativa son las que aportan más en cultura

El diagnóstico da cuenta también que los sectores financieros, energía y minería son los rubros que más aportan al sector cultural. Una razón para esto es que la cultura y las artes inyectan valores deseables para las empresas de alto impacto.

Ya se encuentran disponibles los resultados del primer Diagnóstico de Responsabilidad Social Empresarial y el aporte que hacen estas empresas al mundo de la cultura y las artes, ya sea a través de donaciones, auspicios u organizando actividades propias. El estudio revisó la información de más de 100 empresas para saber si realizan o no actividades ligadas a la cultura y en qué ámbitos lo hacen, además, a través de entrevistas, se observa una oportunidad para los gestores culturales de ligarse a la empresa a privada con proyectos de valor agregado.

Entre los datos más interesantes se encuentran que, de entre las cien empresas analizadas, sólo cuatro de ellas definen en el marco de su política de RSE,  objetivos ligados a la cultura; sin embargo, el 63% (92 empresas) sí realiza actividades ligadas al arte y la cultura; y que las empresas más propensas a aportar en cultura son aquellas que tienen más desarrollada su responsabilidad corporativa, según el índice construido en el marco de este estudio.

Se observa además que casi la mitad (48%) de las actividades en cultura que realizan las empresas están relacionadas con la naturaleza del negocio, es decir hay una búsqueda por el sentido y no sólo por la publicidad asociada.

Tal como se observa en el siguiente gráfico, el porcentaje de empresas que sí realiza actividades ligadas al arte y la cultura aumenta a medida que aumenta el índice de integración de RSE.

La filantropía en retirada

Según los datos del estudio es posible identificar que ha desaparecido la idea de “donar por donar” y que es cada vez más frecuente que las empresas lleven a cabo iniciativas de responsabilidad corporativa ligadas a la naturaleza del negocio o buscando traspasar los valores artísticos culturales a los servicios o productos.

Por otra parte se observa que es son las nuevas áreas de RSE de las empresas las que están gestionando este tipo de proyectos (31%), seguidas por las fundaciones (15%), asuntos corporativos (15%) y las áreas de marketing (12%) lo que da cuenta de una preocupación de la empresa por gestionar con un enfoque diferente las actividades, por lo menos las ligadas a cultura, mucho más marcada por una gestión de largo plazo.

Si bien en las entrevistas es factible reconocer que en general el aporte que la empresa hace al mundo de la cultura y las artes surgió en un principio por una iniciativa personal de algún gerente – muy ligado a la idea de mecenazgo- hoy, esas iniciativas se han  modificado y reestructurado para convertirlas en proyectos que perduran.

Principales sectores

El estudio arroja que es el sector de la banca y los servicios financieros el rubro que más participa de la vida cultural y artística (15%)  y que lo hace a través de los mecanismos más tradicionales (donación, 15,4%; mecenazgo, 23,1%). Le siguen el sector de la minería (12%) y la energía (12%). En el sector de la minería la gestión de proyectos propios representa un 29,4% y en energía el auspicio (30,8%) del total de las actividades que realizan. Esto se puede explicar, en parte, a que la cultura y las artes entregan valores deseables para empresas que reportan alto impacto social o medioambiental, además son estos sectores que deben abordar su impacto de manera cultural llevando a cabo iniciativas más acordes a la realidad de los lugares donde se desarrollan sus actividades productivas.

En el siguiente gráfico se observan los sectores productivos a los que pertenecen las empresas que aportan en cultura.

Acá se observan los tipos de aporte al mundo de la cultura y las artes.

Por otra parte, la evaluación de la información publicada por las empresas incluyó también la posibilidad de consignar si éstas aportan mediante la tenencia de obras de arte como parte de su infraestructura. Sin embargo, a través de la metodología empleada solo pudieron detectarse 12 casos (menos del 10% del total) donde se daba esta situación.

Es muy probable que en la práctica existan más compañías que cuenten con obras de arte como parte de sus colecciones o en sus instalaciones, pero que no lo publiquen a través de los medios de información analizados.

También llama la atención que el rubro energético, uno de los que más realiza iniciativas en cultura es el que en mayor proporción ejecuta acciones en las que la cultura es empleada como instrumento para otro propósito. Aquí se incluyen diversas actividades, tales como, la realización de exposiciones de artes visuales para educar respecto a la energía, planes para promover el reciclaje en la comunidad escolar mediante concursos de obras de arte con materiales reciclados y talleres de teatro para fortalecer el autoestima y valoración de las capacidades de los trabajadores.

En el siguiente gráfico se observa el tipo de iniciativa por rubro:

Si quieres conocer más detalles de esta publicación la puedes resisar a continuación:

Volver arriba