Seremi de las Culturas de Aysén lleva exitosa gira de cuentacuentos por el litoral

Como parte del Plan Nacional de la Lectura del Ministerio de las Culturas, la cuentacuentos colombiana Leila Nates, recorrió el territorio insular con sus historias.

7 localidades de la Región de Aysén recorrió la cuentacuentos Leila Nates durante el mes de noviembre, llevando ilusión y fantasía a niños, niñas y familias del territorio insular.

De este modo, la artista colombiana colaboró con el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020 que se inscribe en un proyecto de cambio social, cultural, de participación y de democratización, para concretar y fortalecer una política pública de lectura para garantizarla como un derecho social a todos los habitantes.

Leila Nates recorrió con sus marionetas e implementos Melinka, Repollal, Raúl Marín Balmaceda, Puerto Gala, Puerto Gaviota, Puerto Aguirre y Caleta Andrade, localidades donde compartió con vecinos y vecinas, llenando de cultura los espacios educativos (escuelas y liceos).

Para Leila, “fue realmente supernutritivo porque justamente los niños reciben las cosas distinto, entonces tienen como otra pausa, se conectan inmediatamente con ese mundo de la imaginación al que uno los invita. A pesar de que son islas y de que sean pequeñitos, la influencia del Internet es innegable. Entonces tienen juegos, tienen todo, sin embargo, esta parte de la creatividad y la imaginación todavía está muy abierta y eso es buenísimo”.

Margarita Ossa, Seremi de las Culturas de Aysén, explicó que “el Plan Nacional de lectura 2015-2020 abarca las 10 comunas de la Región de Aysén, a través de distintas acciones, tales como clubes de lectura, cuentacuentos, concursos literarios, difusión y promoción de proyectos literarios, Diálogos en Movimiento con escritores. Este año miles de niños y sus familias han sido directos participantes de experiencias vinculados con la lectura en un esfuerzo mancomunado de servicios públicos por acercar lectura a la ciudadanía “.

La artista Leila Nates cree que se trata de “una de las experiencias de las que se van a quedar para siempre como incrustadas dentro de uno porque es como los sueños que uno siempre tiene: llevar el arte a lugares chiquitos, y esa fue siempre, desde que yo salí de Colombia,  mi intención. Yo nunca me metía en ciudades grandes, siempre un pueblo chiquitito. Hasta que llegué acá”.

Volver arriba