Pabellón chileno abre sus puertas al público en la Bienal de Venecia

La Ministra de Cultura, Claudia Barattini, inauguró este viernes el espacio donde las artistas nacionales Paz Errázuriz y Lotty Rosenfeld mostrarán sus obras durante los seis meses que dura el prestigioso evento internacional de arte contemporáneo. La bienal, que será la más larga en su historia, estará abierta al público desde el 9 de mayo hasta el 22 de noviembre.

La calidad en la implementación técnica, sobriedad y emotividad de la puesta en escena, son los aspectos que tanto el público como la crítica especializada han destacado del pabellón chileno en la 56ª Bienal de Venecia, inaugurado este viernes 8 de mayo por la Ministra de Cultura, Claudia Barattini, como parte de la agenda bilateral que la autoridad está desarrollando por estos días en Italia.

Después de un año y medio de trabajo, y tras un inédito concurso público efectuado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), la curadora Nelly Richard reunió por primera vez las obras de las chilenas Lotty Rosenfeld y Paz Errázuriz en el proyecto “Poéticas de la Disidencia”, que resalta el compromiso político de las artistas visuales a lo largo de su trayectoria, y que abrirá oficialmente sus puertas al público este sábado 9 de mayo.

La ministra Claudia Barattini destacó que “por primera vez, la exhibición de nuestro país es protagonizada por dos artistas mujeres que permiten entender cómo la vanguardia visual femenina es biógrafa de un tiempo de dominación militar política y cultural en la década de los ochenta, y cómo fue cambiando la identidad chilena con la transición a la democracia, a inicios de los años noventa. Nada más biográfico para Chile, y simultáneamente, nada más actual en el mundo, y atingente a esta exposición internacional de arte denominada ‘Todos los futuros del mundo’, que relevar la relación que existe entre arte femenino y democracia participativa”.

Durante la inauguración, Nelly Richard planteó que para desarrollar su propuesta se centró en la idea de mostrar el trabajo de estas artistas, “pues sus obras han mantenido una mirada completamente alerta y vigilante respecto de su contexto. Son obras de resistencia y disidencia, pero nunca en un sentido de arte político. Sin ser obras ilustrativas, hacen una crítica muy sutil a los poderes, a la sociedad de mercado, al hiper-capitalismo y a las reglas de clasificación de identidad”, afirmó.

Para la fotógrafa Paz Errázuriz, esta muestra significa una valoración del trabajo de las mujeres en el arte nacional. “No solo me refiero a mi trabajo y al de Lotty Rosenfeld, sino también al de las escritoras y teóricas que nos han acompañado en el trabajo creativo, entre ellas, la misma Nelly Richard, Andrea Giunta, Diamela Eltit y Malú Urriola; un conglomerado de mujeres trabajadoras y comprometidas políticamente”, aseguró.

La 56 Bienal de Venecia recibe este año a 136 artistas, 89 pabellones y 44 espacios de exhibición anexos, incluyendo la presencia de exponentes consagrados como Sarah Lucas, Andreas Gursky, Steve McQueen, Tania Bruguera y Rirkrit Tiravanija. Chile es uno de los nueve países latinoamericanos que exponen, y junto a Uruguay, es el único de la región que cuenta con un pabellón destacado como presentación especial.

Además de la presencia oficial del pabellón nacional, Chile se encuentra presente con el trabajo de la arquitecta Cazú Zegers, quien diseñó el pabellón que cura el coreógrafo neozelandés Lemi Ponifasio. Por su parte, el artista chileno Rainer Krause presenta una pieza sonora en la exposición colectiva “Voces Indígenas”, como parte del Pabellón del Instituto Ítalo-Latinoamericano, mientras que el norte de Chile se vuelve protagonista de la video instalación del afamado artista francés Christian Boltanski, con su trabajo “Animitas.

Patrocinan el pabellón chileno: Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Ministerio de Relaciones Exteriores, Chile (DIRAC); y Fundación Imagen de Chile. Apoyan: ProChile, Embajadas de Chile en Italia e Inglaterra, y Consulado General de Chile en Barcelona.

Volver arriba