Ministro de Cultura conoció la experiencia de estudiantes de Curiñanco con portadores de tradición de la costa

El secretario de Estado se trasladó hasta la escuela rural del sector costero como parte de las actividades realizadas durante su visita a Los Ríos, donde pudo conocer los talleres de lanigrafía y encuadernación y restauración bibliográfica en los que participan cerca de 30 escolares.

Durante su paso por Los Ríos para asistir a la inauguración del 23° Festival de Cine de Valdivia y acompañar a la Presidenta Michelle Bachelet en la promulgación de la ley Ricardo Larraín, el Ministro de Cultura Ernesto Ottone llegó hasta la costa valdiviana para visitar la Escuela de Curiñanco. Allí conoció la experiencia de 30 estudiantes de quinto a octavo año en el rescate del saber ancestral comunitario y su difusión en las nuevas generaciones, a partir de los talleres de lanigrafía y encuadernación que en la localidad desarrolla el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) a través del programa Acciona Portadores.

“Ya llevamos varios años implementando el programa Acciona, iniciativa que deja una huella tanto en los estudiantes como en la comunidad, y que permite hacer un trabajo de reconocimiento con nuestras identidades, nuestras raíces y con el medio ambiente, al mismo tiempo que podemos constatar cómo eso logra complementarse con la educación formal. Una de nuestras labores como CNCA es velar porque todos esos conocimientos, tradiciones, valores y oficios puedan ser transmitidos a las futuras generaciones, y en ese sentido la experiencia de la escuela de Curiñanco es un excelente ejemplo”, señaló el ministro Ottone.

“Yo creo que lo importante de esto es cómo se han entrelazado estos oficios con lo que estamos entregando en la parte pedagógica. La encuadernación está directamente relacionada con la lectura, la lanigrafía con todo lo que es de Violeta Parra, pero lo que más nos tiene orgullosos y damos las gracias a estos proyectos Acciona es cómo los niños se han apropiado de su entorno y rescatan sus raíces y la creatividad”, dijo la directora de la escuela, Marisol Oyarzo.

A cargo del proyecto de lanigrafía está la integrante de las Bordadoras de Miramar Silvia Yáñez. “Me siento muy orgullosa de rescatar nuestro patrimonio cultural y me siento feliz de enseñar lo que yo aprendí y transmitirlo a los demás niños, para que no se pierda la tradición del bordado y el ejemplo de Violeta Parra”, indicó.

Daniela Zamorano, alumna de séptimo básico y una de las participantes del taller, también valoró la experiencia. “Ha sido muy bonito. Me encantó el bordado sobre todo porque ahí se demuestra nuestra cultura, que en vez de decir con palabras uno lo expresa con sus manos”, sostuvo.

Junto con mostrar el trabajo realizado con los estudiantes, el colectivo conformado por mujeres de la localidad de Niebla montó una selección de sus obras inspiradas en la pesca artesanal y las labores del mar. Por su parte, el Consejo Regional de la Cultura y las Artes obsequió al establecimiento educacional la obra de gran formato realizada por las bordadoras con motivo del Día de la Música y en homenaje a Violeta Parra.

Roberto Celis encabeza el taller de encuadernación y restauración bibliográfica denominado “Mi libro, una ventana al mundo”. “El valor que tiene este taller es poder darle a los chiquillos una mirada extra al mundo que les rodea. Con nuestra actividad les traemos una mirada artística del mundo porque no solamente les hablamos de encuadernación y de libros, les estamos hablando de la historia del hombre, de la historia del arte. Como artesanos de este oficio lo que queremos es que no se muera tan rápido”, afirmó el Maestro Artesano de la Región de Los Ríos.

Ambos portadores son además vecinos del sector. Silvia Yáñez vive en la localidad costanera de Niebla y Roberto Celis es artesano y dueño del taller “Denosotros”, ubicado en la localidad de Los Pellines, vecina a Curiñanco.

Durante la visita del ministro, que fue acompañada por la directora regional de Cultura, Lorenna Saldías, y los seremis de Gobierno, Marco Leal, y de Educación, Erna Guerra, los estudiantes disfrutaron de una actividad de animación lectora a cargo del Plan Nacional de la Lectura, que incluyó cuentacuentos y canciones dirigidas al público infantil. En tanto, los estudiantes presentaron al ministro un cuadro de danza de inspiración mapuche.

Ambos proyectos Acciona nacen de una articulación programática realizada el año 2015 entre las unidades de Educación Artística y Patrimonio del Consejo Regional de la Cultura, tras una primera experiencia que duró 15 días.

Dada la positiva recepción, este año los talleres comenzaron a ejecutarse desde mayo con encuentros semanales como parte de las actividades de educación artística de la escuela, formando duplas con docentes bajo la modalidad Acciona Portadores.

Acciona en Los Ríos

El 2016 el programa Acciona desarrolla 67 proyectos en establecimientos educacionales de las 12 comunas de la región, abarcando los lenguajes artísticos de artes visuales, música, danza, teatro, circo, literatura, audiovisual y la modalidad cultores de tradición.

Los niveles en que se imparten los proyectos van desde pre básico a educación media. Un total de 67 profesores conforman las duplas con alrededor de 30 artistas educadores, para realizar el trabajo en aula con los escolares.

Acciona nace el año 2010 como heredero del programa Okupa, experiencia que nació en 2007 en respuesta a las demandas estudiantiles de la época. Desde ese entonces, su sello ha sido la ejecución de talleres en distintos rincones del país.

A nivel nacional, el programa cuenta con un presupuesto anual de $1.400.000.000, de los cuales el 80% se destina a proyectos artísticos y culturales, y proyectos de mediación artística, mientras que el 20% restante está dirigido a la formación de docentes y artistas-educadores, además de contemplar asistencia técnica a equipos directivos de establecimientos educacionales.

En síntesis, Acciona promueve un desarrollo cultural armónico, pluralista y equitativo a través del fomento y difusión de la creación artística nacional, así como de la preservación y promoción del patrimonio cultural chileno, adoptando iniciativas públicas que promuevan una participación activa de la ciudadanía en el logro de tales fines.

Volver arriba