Luciano Cruz-Coke reafirmó compromiso de valorar y rescatar las culturas de los pueblos indígenas

En nutrida agenda por la capital de la región de Magallanes y la Antártica chilena, el secretario de estado además firmó convenio de cooperación con para la difusión de la cultura y artes en un escenario antártico.

El ministro del Consejo de la Cultura y las Artes, Luciano Cruz-Coke, se reunió en la tarde de ayer con la comunidad kawésqar de Punta Arenas, en el marco de la visita que realiza a la región de Magallanes y Antártica Chilena.

En su primera actividad en la capital más austral de mundo, Cruz-Coke compartió con descendientes del pueblo indígena que recorrió antaño los canales australes. La autoridad se impuso en terreno, en la sede vecinal de la villa Nelda Panicucci, del taller «Transmisión de la Lengua Kawésqar», que se efectúa desde hace una semana.

Cruz-Coke, quien conversó con niños y adultos asistentes al curso, destacó el trabajo de rescate cultural que realiza el CNCA, a través de esta iniciativa impulsada por el área de patrimonio y que tiene por objetivo recuperar las lenguas en extinción.

«Tengo mucho respeto por la cultura de los pueblos originarios, pues constituye una gran riqueza de la zona, a la que debemos sacarle provecho. En eso estamos empeñados como Consejo. Quiero que sepan que pueden contar con este ministro y con el Consejo de la Cultura», precisó el secretario de Estado.

Durante el encuentro, representantes más ancianas de la comunidad dieron a conocer algunos detalles de las tradiciones kawésqar (alakalufes). Mostraron la réplica de una choza (At, en lengua nativa) hecha con cuero de lobo marino y diferentes objetos utilizados en las ancestrales ceremonias.

Los talleres de transmisión de lenguas de pueblos originarios en Magallanes incluyen a las comunidades kawésqar y yagán.

Los descendientes alakalufes de Puerto Natales y Punta Arenas asistirán a las clases que impartirá por tres meses María Luisa Renchi, descendiente de segunda generación.

A partir de la segunda quincena de agosto corresponderá el turno a los vecinos de Villa Ukika, en Puerto Williams. Allí la abuela Cristina Calderón encabezará el proceso de transferencia de los yaganes.

La elaboración de objetivos, requerimientos y planes de trabajo fueron decididos por las propias comunidades, con el apoyo del Consejo de la Cultura y las Artes. El financiamiento del CNCA para este programa en la región alcanza los 20 millones de pesos.

Volver arriba