Ministra de las Culturas anuncia recuperación de la ex Estación de Ferrocarriles Iquique-Pueblo Hundido
  • Recinto recibirá un mejoramiento parcial para su habilitación en un plazo de tres meses y será sede de la “Estación del Libro 2019”.

  • La secretaria de Estado valoró el trabajo conjunto entre el sector público y privado para posibilitar la recuperación de un nuevo espacio para la cultura en la región.

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el Consejo de Monumentos Nacionales, la Cámara Chilena de la Construcción, el Registro Civil e Identificación, la Seremi de Justicia y DD.HH., el Instituto del Desarrollo del Patrimonio de la Universidad Arturo Prat y el historiador Hrvoj Ostojic, del Centro Cultural Doña Vicenta, trabajaron en conjunto para realizar un proyecto que permitiera recuperar la ex Estación de Ferrocarriles Iquique-Pueblo Hundido.

“Se trata de un mejoramiento parcial que permitirá recuperar el radier de la ex Estación, su techumbre y la histórica reja que conforma su cierre perimetral, además del trabajo eléctrico y otras labores de habilitación que posibilitarán su funcionamiento. Todo esto cuenta ya con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales y las obras comenzarán de inmediato, para terminar en diciembre”, anunció la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio Consuelo Valdés, quien lanzó la iniciativa en su visita a la región de Tarapacá.  

De la misma forma, la secretaria de Estado anunció para la primera quincena de diciembre la realización de “La Estación del Libro”, actividad que permitirá la instalación de un recinto ferial que agrupe a escritores, editoriales y emprendedores, en una actividad de cuatro días de duración que dejará de manifiesto el nuevo uso pensado para el histórico recinto.

“Se realizará una habilitación parcial para recuperar el uso del recinto, y la región deberá pensar en un nuevo proyecto para el futuro, ya sea como museo, espacio cultural o sitio de memoria. Lo cierto es que por el momento lanzaremos ‘La Estación del Libro’, ocasión en que podremos disfrutar de este espacio ya renovado con una actividad familiar que fomente la lectura y el emprendimiento”, agregó la minstra Valdés.

Finalmente, agradeció la labor de todas las instituciones que trabajan en esta iniciativa, la cual consideró como un ejemplo de buenas prácticas. “Para recuperar esta estación hay un gran trabajo realizado entre el sector público y privado, que se han unido con el objetivo de salvaguardar la historia y sacar adelante este mejoramiento”, concluyó.

LA HISTORIA DE LA EX ESTACIÓN

Surcando las pendientes y peñascos de la caprichosa geografía nortina en 1868 nace la Estación de Ferrocarriles de Iquique. Construida entonces para cubrir el tramo entre Iquique y La Noria fue sólo el inicio de un proceso que continuó con distintas etapas hasta 1913, donde se edificó el tramo Pueblo Hundido-Estación Pintado.

Era época de auge salitrero, sonido de palas, picotas, grandes máquinas y también del cara y sello histórico configurado por estrechos abrazos y tristes despedidas que marcaban la llegada y salida de los pasajeros en el andén, en un recinto que entonces recién comenzaba a imprimir el majestuoso tiznado de su techumbre.

Pero el mundo cambió y con el paso de los años el oro blanco terminó, y con ello, la historia de Tarapacá se modificaría para siempre. También fue parte de esta realidad su Estación de Ferrocarriles, la que vio nuevos usos mientras desaparecían de su trocha los trenes que la habían hecho tan célebre.

Ya en 1973 pasa a ser sede de la Universidad del Norte, la que funcionó en las dependencias hasta 1984, año en que alberga las oficinas del Registro Civil e Identificación, uso que mantiene hasta la actualidad y que es parte de la Seremi de Justicia y DD.HH.

Si bien esta institución resguarda esta infraestructura y existen varias intervenciones que han ido en la senda de conservar el lugar, no es menos cierto que los años no han pasado en vano y ello se ve reflejado en el edificio. Es con este panorama que distintas instituciones deciden agruparse para buscar el mejoramiento de este recinto en una alianza público privada destinada a cumplir con un anhelo de toda la comunidad.

 

Fotos: Mario Ruiz / Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio

Volver arriba