Consejo de la Cultura entrega reconocimiento a los nuevos Tesoros Humanos Vivos

La convocatoria 2012 de Tesoros Humanos Vivos, programa del Consejo de la Cultura que busca reconocer a comunidades e individuos portadores de tradición, fue todo un éxito con un récord en las postulaciones recibidas.

En una de las terrazas del cerro Santa Lucía en pleno centro de Santiago, el Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, encabezó esta mañana la ceremonia de reconocimiento público a los nuevos Tesoros Humanos Vivos del país, cultores de tradiciones de los más diversos rincones.

“Este reconocimiento contribuye directamente a la toma de conciencia en nuestra sociedad de que existen personas y comunidades que actúan como guardianes de conocimientos ancestrales que debemos ayudar a proteger. Tesoros Humanos Vivos en su cuarto año de existencia, ha contribuido a que se genere esta tan necesaria valoración, además de ofrecerle a la ciudadanía la oportunidad de conocer tradiciones que de otra manera bien podrían haber sido víctimas de aislamiento y el inexorable olvido”, destacó el titular de Cultura.

De esta forma, y tras una exitosa convocatoria pública con 165 postulaciones recibidas, un comité de expertos decidió otorgarles el título de Tesoros Humanos Vivos a 3 individuos y 3 comunidades portadoras del patrimonio cultural inmaterial, sumándose a los 14 reconocidos desde 2009, año en que comenzó a implementarse este programa y que recibió 78 candidatos.

Los reconocidos en la categoría portadores individuales son la artesana pampina de flores de hojalata y papel, Uberlinda Vera; la revitalizadora de la lengua Rapa Nui, Virginia Haoa; y el sabio, poeta y músico mapuche, Lorenzo Aillapán, más conocido como el “Hombre Pájaro”. Las comunidades destacadas son las Arpilleristas de Lo Hermida, la Bandita de Magallanes y las Loceras de Pilén, en la Región del Maule.


Abrir publicación – Descarga pdf

En esta cuarta versión del programa creado por Unesco e implementado por el Consejo de la Cultura, se entregaron 3 millones de pesos a cada individuo, y 7 millones a cada comunidad, consolidándose como la más importante distinción en el ámbito del patrimonio cultural inmaterial, reconociendo la trayectoria de cada uno de los Tesoros Humanos Vivos y su entrega desinteresada hacia la comunidad.

En ese sentido, el Ministro Cruz-Coke, destacó que “cada una de las personas reconocidas hoy está al centro del alma nacional y son el corazón latente de nuestro pueblo. Todos ellos son representantes de un capital humano de valor incalculable, una parte fundamental del patrimonio inmaterial que pertenece al conjunto de los chilenos. Es por eso que los reconocidos son la encarnación viva de nuestra riqueza y diversidad cultural; algo que como chilenos nos inspira a llevar la cabeza en alto, mucho más allá de nuestras fronteras”, puntualizó.

El jurado estuvo integrado por un comité de expertos provenientes de diversas disciplinas: el sociólogo especializado en antropología cultural, Bernardo Guerrero; la licenciada en historia y Doctor en Historia del Arte, Olaya Sanfuentes, el representante de la Oficina Regional de Educación para América latina y el Caribe de Unesco, Andrés Pascoe; el antropólogo especializado en temas de cultura, patrimonio y museología, Rafael Prieto; el Coordinador del programa Patrimonio Cultural Indígena de Chile del Consejo de Monumentos Nacionales, César Millahueique; y el Encargado del Programa de Lenguas Indígenas de Conadi, Necul Painemán.

Volver arriba