Escolares repletaron el Teatro Regional del Maule en cierre de ciclo de teatro

En octubre, además, parte el Quinto Concierto para Niños y Niñas del Maule con presentaciones en siete comunas.

800 escolares se reunieron en el Teatro Regional del Maule para convertirse en espectadores de “El flautista de Hamelin”, de la Compañía de Teatro Itinerante de Marco Yavar. Entusiastas, los menores siguieron atentos el montaje que cerró las presentaciones del ciclo “Al calor del Teatro”, que el Consejo de la Cultura desplegó para las familias del Maule durante el invierno.

Los menores llegaron desde diferentes puntos de la provincia de Talca, todos provenientes de establecimientos municipalizados. Para muchos era la primera vez que ingresaban al principal recinto cultural de la región, oportunidad que les permite disfrutar de las expresiones artísticas en forma adecuada.

“Estamos muy contentos de darles la oportunidad a nuestros niños y niñas de presenciar una obra de teatro del nivel de la compañía de Marco Yavar. Han sido una serie de presentaciones gratuitas que hemos trabajado para que los maulinos tengan acceso a la cultura y el arte en sus territorios”, indicó la directora regional de Cultura, Irene Albornoz.

Durante la tarde, la misma obra se presentó en el Teatro Municipal de Maule. Alrededor de 200 niños de la comuna también tuvieron la oportunidad de presenciar la adaptación realizada por Marco Yavar y su elenco.

Conciertos

Sin embargo, no sólo teatro disfrutarán los menores este año. A partir del 17 de octubre se realizará el Quinto Concierto para Niños y Niñas del Maule, con presentaciones en Sagrada Familia, Chanco, Pelluhue, Linares, Parral, San Javier y Talca. La obra que tendrán la oportunidad de escuchar será “Pedrito y el Lobo”, de Sergéi Prokófiev, interpretada por la Orquesta Clásica Regional del Maule.

Este año se aumentó el número de comunas por el éxito que tuvo la anterior versión de los conciertos. “La música sensibiliza a los niños. Muchas veces no tienen la oportunidad de escuchar en vivo a una orquesta clásica, conocer los instrumentos y sus sonidos. Esta experiencia es inolvidable para ellos y les abre nuevos horizontes de desarrollo”, precisó Irene Albornoz.

Volver arriba