Terremoto de Valdivia inspira joyas contemporáneas creadas con apoyo del Fondart Regional

Los orfebres Constanza Soto, Andrea Silva y Luis Quijada inauguraron la primera de cuatro exposiciones que realizarán en el marco de su proyecto “Sísmica, el terremoto que llevamos en el cuerpo”, financiado por el Fondart regional del Consejo de la Cultura y las Artes de la región de Los Ríos, en su convocatoria 2013. Plata, […]

Los orfebres Constanza Soto, Andrea Silva y Luis Quijada inauguraron la primera de cuatro exposiciones que realizarán en el marco de su proyecto “Sísmica, el terremoto que llevamos en el cuerpo”, financiado por el Fondart regional del Consejo de la Cultura y las Artes de la región de Los Ríos, en su convocatoria 2013.

Plata, bronce, cobre, hormigón, resina y alpaca son los materiales que a través de la intervención de los orfebres toman forma en collares, anillos, aros y pulseras, inspirados en el terremoto que afectó a Valdivia en la década de los 60.

Las más de 40 piezas transitan entre los conceptos de irregularidad, superposición, asimetría y texturas diversas, algunas veces en una línea abstracta y en otras tomando como punto de partida íconos locales como los puentes, barcos hundidos o árboles arrancados por la fuerza de la naturaleza.

La muestra permanecerá en la Carpa de la Ciencia del CECs hasta el 29 de septiembre. Entre el 21 y el 24 de octubre las piezas serán exhibidas en el centro de extensión del Consejo Regional de Cultura, Espacio Sur, para luego trasladarse a la Casona Cultural de Panguipulli, espacio que acogerá la muestra del 4 al 10 de noviembre. La itinerancia finalizará en la Dirección de Extensión de la UACh, en donde se presentará entre el 19 de noviembre y el 2 de diciembre.

“Mi visión en este proyecto es, aparte de trabajar en equipo, retomar el contenido simbólico de la joyería u orfebrería, pero con contenidos más modernos. Tomar como ejemplo la orfebrería de muchas culturas pero para expresar algo que sea actual”, dice Constanza Soto.

“La idea de cada joya es que sea un signo de algo que pasó, de un hecho histórico que nos afectó. Esto se trata de volver a inspirarnos y que los orfebres trabajemos no solamente gastando piedras, sino que además haya un concepto que prime por sobre la idea de hacer una joya decorativa solamente”, agrega.

Para Luis Quijada, trabajar e intentar instalar el concepto del terremoto no ha estado exento de dificultades. “No ha sido fácil poder plasmar este tema porque es algo sensible, pero lo hemos asumido como un desafío”, afirma.

Luis cree que el proyecto “Sísmica” viene a marcar una etapa importante en sus carreras como orfebres, poniendo en valor la trayectoria, pero además la posibilidad de explorar nuevas formas de hacer joyería y de difundir en la gente algo que escapa a lo tradicional.

Emprendimiento Cultural

Para estos tres jóvenes, el trabajo creativo que realizan a través de su oficio va de la mano con su capacidad de hacer de él una fuente de ingresos. De allí que ejecuten acciones en la línea del emprendimiento cultural en forma paralela a su propuesta artística.

“Emprendemos para crear nuestra propia empresa, pero a la vez utilizamos esa base para hacer algo creativo, porque en el fondo la joyería es un oficio, o sea, podemos sacarle un provecho teniéndola como forma de vida, fuente laboral y también aprovechar el espacio que tenemos en nuestros talleres, nuestros conocimientos, nuestra visión, para motivar a la gente a participar y nosotros mismos en proyectos culturales”, dice Andrea Silva.

La positiva acogida que ha encontrado “Sísmica”, ha llevado a los orfebres a pensar en las potencialidades de difundir sus trabajos fuera de Chile. “Nos interesa mucho poder llevar al exterior esta idea de la joyería contemporánea que expresa y también demostrar que en el sur de Chile hay joyería de calidad y que se puede inspirar en símbolos actuales y con muy buen diseño”, señala Luis Quijada.

“Nos parece que el concepto de Sísmica es súper representativo y súper amplio, y creo que va a ser nuestra insignia por mucho tiempo”, sostiene Andrea.

Volver arriba