«Si escuchas atentamente», nuevo estreno de MiraDoc en Copiapó

El director Nicolás Guzmán sigue a un grupo de amigos que se proyectan en medio del Chile de hoy. “Es una invitación a entender cómo se sienten los jóvenes en una sociedad construida por adultos”.

El documental del cineasta Nicolás Guzmán se presentará en Copiapó el 13 y 20 de julio en el marco de la programación anual de MiraDoc, proyecto de difusión de documentales nacionales que realiza ChileDoc con recursos del Programa de Intermediación Cultural y el Fondo Audiovisual del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Ambas exhibiciones que se realizarán a las 20:00 hrs. en la Sala de Cámara, permitirán a la comunidad copiapina conocer el primer largometraje de Guzmán, protagonizado por un grupo de amigos que, hacia el final de su educación básica, se hacen una interrogante: ¿creen que serán felices en su futuro?

Francisca (15) no quiere repetir los mismos errores que cometió su madre y aspira a empezar de nuevo en otra ciudad. Scarlette (13) sueña con ir a la universidad. Javiera (13) quiere convertirse en azafata y conocer el mundo. Nain (13) es feliz pasando las tardes junto a su caballo en los potreros próximos a la escuela.

Si escuchas atentamente indaga así en la educación chilena, las oportunidades y las aspiraciones de una generación.

La película participó en la Competencia Nacional de FIDOCS 2015 y en la sección Panorama Internacional de DOC Buenos Aires 2015.

“Habla de grandes temáticas sociales”

Nicolás Guzmán fue desarrollando la idea del documental cuando trabajaba en una ONG, registrando talleres de arte en escuelas básicas.

“Ahí pude ser testigo de lo que implicaba para los jóvenes el proceso de salir de octavo básico”, cuenta. “De un día para otro tenían que transformarse en adultos y decidir qué harían con su futuro. Además, tenían que separarse de quienes durante toda su infancia habían sido su grupo de amigos. Para mí esto era muy relevante y estaba cargado de una fuerte nostalgia. Fue en ese momento en que decidí que quería hacer una película sobre ese tema”.

Guzmán cuenta que «decidimos guiarnos por la estructura del año académico, por lo cual grabamos de marzo a febrero, un periodo bastante largo. Esta estructura nos permitía identificar ciertos ritos típicos de las escuelas, como el inicio del año escolar, las vacaciones de invierno, el 18 de septiembre, la graduación, etc. Sufrimos todo con ellos y, por lo mismo, nos volvimos muy cercanos. Creo que eso se siente en la película y es lo que más se agradece, la intimidad con que los chicos hablan de sus vidas. Creo que logramos llegar a sus reflexiones más profundas”.

Para el director lo que distingue al film es que “habla de grandes temáticas sociales, como el problema de la educación en Chile o la falta de oportunidades que sufren ciertos sectores sociales, pero lo hace desde una mirada adolescente muy honesta con los protagonistas”, resalta.

 

Volver arriba