Ministro Roberto Ampuero llamó a privados a invertir en cultura

Personero de Gobierno destacó la importancia y rol que juegan las empresas en la contribución del desarrollo artístico cultural del país.

Para tratar la “Nueva Ley de Donaciones Culturales como una Estrategia Regional de Desarrollo”, el Ministro de Cultura, Roberto Ampuero, junto al Intendente de Antofagasta, Waldo Mora, sostuvo este miércoles un encuentro con empresarios y representantes de entidades públicas y privadas, en el marco de su visita a la zona.

En la ocasión, el Secretario de Estado junto con referirse a la reforma a la Ley de Donaciones Culturales que este año promulgó el Presidente Sebastián Piñera, destacó la relevancia que las empresas y el mundo privado tienen para alcanzar un total desarrollo artístico cultural en el país, invitando a dar vida al concepto de “responsabilidad cultural regional”.
“La promoción de una cultura diversa y transversal, acogedora, abierta y flexible, es demasiado importante como para quedar en manos de un monopolio privado o de un Estado omnipresente; es una tarea que compete y compromete a empresas, instituciones, colectivos e individuos. La libertad artística y cultural la garantiza justamente la diversidad de sus contribuyentes”, manifestó.

Asimismo, destacó que “un desarrollo permanente y equitativo de la cultura está en la base de las políticas públicas de los países desarrollados, por tanto, para el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y para este ministro en particular, tender puentes entre empresa y donantes y comunidad artística es tarea absolutamente prioritaria. Ampuero resaltó el buen momento por el que pasan las donaciones privadas en cultura, que llegaron a los 25 mil millones de pesos, lo que se traduce en un notable aumento de un 84% respecto año 2009.

En este sentido, la Región de Antofagasta es la segunda de Chile, después de la Región Metropolitana, en generar aportes privados a la cultura. Sin embargo, el personero de Gobierno enfatizó en su llamado e invitó a “convertirse en pioneros y asociarse con los artistas, gestores, centros culturales y patrimoniales. Unos y otros tienen en frente una gran oportunidad: para nuestros gestores culturales los empresarios pueden representar una gran fuente de recursos, pero aún más relevante, una fuente de conocimiento y expertiz sobre cómo emprender una gestión exitosa y sustentable en el tiempo. Para los empresarios, en tanto, la cultura puede representar algo muy significativo, profundo y perdurable pues, según múltiples indicadores internacionales, es precisamente el desarrollo cultural la llave que transforma la productividad económica en desarrollo integral”.

Presentación y Foro

Junto al llamado efectuado por el Ministro de Cultura, la actividad comprendió la presentación detallada de la Ley por parte del coordinador legislativo de Gabinete Ministerial, Juan Carlos Silva, quien informó sobre los cambios de la ley de donaciones culturales. Asimismo, se realizó el foro de “Buena práctica, alianza público-privada”, a cargo del Gerente de Asuntos Externos de Minera Escondida, Patricio Vilaplana y el Secretario Ejecutivo de la Corporación Cultural de Antofagasta, Mauro Robles.
Cabe destacar, que el presente encuentro fue organizado por el Consejo de la Cultura de Antofagasta y contó con el apoyo de la empresa de Ferrocarril de Antofagasta, la Corporación para el Desarrollo de la Provincia de El Loa, Proloa, la Asociación de Industriales de Antofagasta, AIA y la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Antofagasta, CCST.

Ley de Donaciones y Reforma

La Ley de Donaciones con Fines Culturales, artículo 8 de la ley N° 18.985, es un mecanismo que estimula el apoyo privado de empresas o personas, en el financiamiento de proyectos artísticos y culturales. Apunta a promover el desarrollo cultural del país, poner a disposición de la cultura nuevas fuentes de financiamiento y a fomentar el acceso a la ciudadanía de proyectos artísticos, patrimoniales y culturales. A través de esta ley se estimula la colaboración pública-privada para el desarrollo cultural, en la medida en que establece que el Estado y el sector privado participen en el financiamiento de los proyectos culturales que se acogen a este beneficio.

El Fisco aporta al financiamiento mediante un crédito equivalente, en casi la totalidad de los casos, a la mitad de la donación, lo que significa en la práctica, una renuncia del Estado, al cobro de esta parte del tributo.

Este año, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, promulgó la mayor reforma en los veinte años de existencia de la ley de Donaciones con Fines Culturales. Esta reforma multiplica el universo de donantes, amplía el número de beneficiarios, extiende los plazos de ejecución de los proyectos, permite la comercialización de los proyectos y amplía la fiscalización para resguardar el buen uso de la ley.

Volver arriba