Mahani Teave presentó en la Tapati a los estudiantes de su innovadora Escuela de Música de Rapa Nui

En la tercera noche de la festividad Rapa Nui, los pequeños hicieron una demostración del trabajo que están realizando en este innovador proyecto, cuyo edificio en construcción se levanta con materiales reciclables.

  • El Ministro Ottone, de visita en la isla, se reunió con la pianista en el espacio, donde destacó que se trata de “un proyecto pensado en la ciudadanía, en la formación y el encuentro entre las culturas tradicionales y contemporáneas”.

Niñas y niños muy pequeños, que tal vez todavía no resuelven un ejercicio matemático, pero sí conocen bastante bien los sonidos de los instrumentos musicales, fueron junto a otros jóvenes los protagonistas de la tercera noche de la celebración de la Tapati, cuyo escenario fue ocupado por los estudiantes que integran la Escuela de Música de Rapa Nui, de la ONG Toki, un proyecto liderado por la pianista pascuense Mahani Teave y el ingeniero y cantautor Enrique Icka, que todavía no termina de construirse, pero que ya ha dado bastante que hablar en la isla, en Chile y el mundo.

Por el escenario de Hanga Vare Vare se fueron presentando cada uno de los alumnos de esta escuela, contando quienes eran, quienes eran sus profesores y los instrumentos que tocaban. El público, que los siguió atento, se sorprendió al ver cómo en tan poco tiempo han logrado importantes avances, lo que proyecta un auspicioso futuro a la idea de esta joven pianista que se vio obligada a dejar la isla para estudiar piano en Valdivia, Estados Unidos y Europa. Teave, gozando de una exitosa carrera, volvió a trabajar con los más pequeños para abrirles la oportunidad que ella no tuvo, de hacer sus primeras armas formativas en Rapa Nui, sin tener que emigrar al continente porque no existe la infraestructura ni los profesores que enseñen música.

El Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, quien se encuentra de visita en Isla de Pascua y se reunió con Mahani Teave en el nuevo centro, afirmó: “este es uno de los proyectos más innovadores no solo de Rapa Nui, sino también a nivel continental. Hoy desde aquí se construye una escuela de música autosustentable, preocupada por el medio ambiente, que desarrolla a su vez el rescate de todo lo tradicional, poniéndolo al alcance de las nuevas generaciones. Un proyecto pensado en la ciudadanía, en la formación y en el encuentro entre las culturas ancestrales y contemporáneas”.

Ottone agregó que “este es un proyecto que el Estado tiene el privilegio de apoyar y destacar como ejemplo mundial en términos de formación y uso del espacio, y que además se mete de lleno en lo que venimos desarrollando desde el CNCA en conjunto con Mineduc respecto al Plan Nacional de Educación Artística”.

Escuela autosustentable

La Escuela de Música de Rapa Nui, además, se desarrolla como un proyecto innovador y colaborativo, con el objetivo de ser la primera escuela autosustentable de Latinoamérica, según explica Mahani Teave, ya que se creó para rescatar el arte y la cultura Rapa Nui a través de un espacio que fomente el desarrollo integral de los niños y jóvenes de Isla de Pascua.

Mahani agregó que es “un proyecto muy grande, porque la idea es que sea un centro de cultura, de conocimiento, de sabiduría ancestral, a lo que agregamos las cosas nuevas que están llegando y que son positivas para aplicar en este centro. Ahora estamos finalizando la primera parte, que es la escuela de música y arte que vamos a inaugurar el 8 y 9 de abril, y la idea es continuar con la construcción del espacio para el baile, los cantos ancestrales, el idioma y distintos proyectos, porque el objetivo es tener espacio para todas las muestras artísticas y culturales de la isla”.

El diseño de este nuevo centro quedó a cargo del reconocido arquitecto estadounidense Michael Reynolds, de la organización Earthship Biotecture, también conocido como el “guerrero de la basura”, ya que utiliza un sistema de construcción que combina materiales básicos como el cemento, con elementos reutilizados, como latas de aluminio, cartones, botellas de vidrio y neumáticos, logrando así espacios autosuficientes y ecológicos que obtienen la electricidad del sol y del viento, el agua de la lluvia y la calefacción y refrigeración del sol y la tierra.

Durante enero pasado cerca de 60 estudiantes universitarios de Santiago llegaron a realizar un voluntariado para apoyar la construcción de la obra que se inició en noviembre de 2014, luego que recibieran donaciones de instrumentos y un terreno.

La forma de este recinto es similar a una flor de ocho pétalos y en cada uno de ellos habrá salas donde se realizarán clases de música, danza y cultura Rapa Nui.

Hoy la Escuela de Música cuenta con 70 integrantes, quienes cursan clases de piano, violín, chelo y ukelele, y 25 de ellos mostraron cantos antiguos y diferentes piezas con los instrumentos que utilizaron en el escenario de la Tapati, cuyo público aplaudió el talento musical de una cultura que se caracteriza, precisamente, por contar con una gran cantidad de destacados músicos y agrupaciones de danza.

Para el 2017 la escuela espera contar con 225 estudiantes y ampliar la gama de instrumentos y enseñanzas de este proyecto autosustentable que aspira a ser coherente con la cosmovisión Rapa Nui.

Volver arriba