La Biennale di Venezia también se vive en el GAM con una extensión del Pabellón de Chile

La fachada del centro cultural de la Alameda se iluminó con un gran letrero de neón que replica parte de la obra “Gran Sur”, que Fernando Prats expone en la muestra de arte moderno más importante del mundo, que se inauguró hoy en Italia.

Durante junio, Santiago tendrá un trozo de la Biennale di Venezia en plena Alameda. Ayer se encendió un letrero de 30 metros con 150 letras de neón de 50 centímetros cada una en el frontis del GAM, en simultáneo con la iluminación del Pabellón de Chile en la 54° Exposición Internacional de Arte, la Biennale di Venezia, que inauguró el Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke en Italia.

Las letras reproducen el aviso que usó el navegante británico Ernest Shackleton para convocar en 1911 a un grupo de aventureros a una expedición al Polo Sur, que habría terminado en tragedia de no ser por la intervención del chileno Piloto Pardo.

«Se buscan hombres para viaje arriesgado, poco sueldo, frío extremo, largos meses de oscuridad total, peligro constante, regreso a salvo dudoso, honor y reconocimiento en caso de éxito».

La odisea de Shackleton y sus hombres inspiró a Prats para su obra «Gran Sur», eje del Pabellón Chileno en Venecia y que implicó un viaje a la Antártica a bordo de rompehielos Viel, de la Armada de Chile, en marzo pasado. En ese viaje, el artista llegó hasta la misma isla Elefante, donde hace casi cien años naufragaron los hombres de Shackleton. Allí instaló un letrero de 16 metros con el texto del aviso, que fue iluminado mediante un generador, una acción artística inédita en el austral territorio.

El registro de esa instalación es el protagonista de «Gran Sur», que se complementa con otras dos obras: una intervención en torno al impacto de la erupción volcánica en Chaitén, «Acción Chaitén», y una serie de piezas alusivas al terremoto de 2010 en la zona centro sur de Chile, «03:34:17». El Pabellón de Chile en la Bienal está ubicado en la zona de los Arsenales, la más visitada durante los casi seis meses que estará abierta la muestra.

El Pabellón de Chile en la 54º Bienal de Venecia es el resultado de una gestión conjunta entre el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de su Dirección de Asuntos Culturales (DIRAC) y ProChile, la Fundación Imagen de Chile y la Armada de Chile.

EL IMPACTO DE 28 PALABRAS

Con el fin de hacer una extensión en Santiago de este importante evento artístico global, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y GAM ofrecerán durante todo el mes de junio la misma instalación con letras de neón que Prats instalará en la entrada del Pabellón de Chile. Esta es la primera vez que la fachada del GAM acoge una intervención artística de esta extensión, que alterará el paisaje de la principal avenida de Santiago, captando la atención de los miles de capitalinos que circulan por ella.

En 2008 Fernando Prats, quien está radicado en Barcelona desde hace dos décadas, participó en el encuentro Madrid Abierto, instalando en la fachada de Casa de América las mismas 28 palabras con luces de neón, lo que provocó gran impacto entre los españoles: unas 300 personas quisieron responder a la convocatoria, lo que demuestra la vigencia del llamado hecho hace un siglo.

En febrero de 2010, Fernando Prats alcanzó a instalar este letrero, con las mismas letras que hoy están en el GAM, en el muelle Barón de Valparaíso, como parte del V Congreso Internacional de la Lengua Española. Pero el terremoto del 27 de febrero frustró la posibilidad de que los chilenos admiraran la obra.

Puedes seguir todos los detalles de la participación nacional en la Biennale en el sitio web www.chilebiennale.cl y en la cuenta Twitter @chilebiennale.

Volver arriba