En homenaje a Lumi Videla, ministra de Cultura destacó espíritu solidario de Italia durante la dictadura chilena

La actividad realizada en la Embajada de Italia conmemoró los 40 años del asesinato de la joven dirigenta del MIR, cuyo cuerpo fue arrojado a la sede diplomática en 1974.

A cuarenta años de su asesinato en manos de agentes de la dictadura, la Embajada de Italia realizó hoy un homenaje a Lumi Videla Moya, conmemoración en la que participaron la Ministra de Cultura, Claudia Barattini, los titulares de la Secretaria General de Gobierno, Álvaro Elizalde; de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz; de Defensa, Jorge Burgos, además de la Subdirectora de Cultura, Lilia Concha; y el Embajador de Italia, Marcos Ricci.

En la oportunidad, la Ministra Barattini recordó que la muerte de la joven dirigente del MIR nos obliga como país a apelar a la memoria, pero también es una oportunidad para reconocer el espíritu solidario de Italia durante los tiempos de represión ejercidos en dictadura.

La titular de Cultura recordó que su propia vida se vio marcada por un temprano exilio junto a su familia a Italia, por lo que reconoció en este acto de homenaje, el encuentro de múltiples emociones.

“Está esa gran solidaridad que el pueblo italiano y sus instituciones tuvieron con Chile durante la dictadura; el reconocimiento a una tragedia feroz como la que vivió Lumi Videla; pero también esta casa, que se abrió a centenares de refugiados chilenos que buscaban salvar sus vidas, donde no sólo encontraron un gobierno amigo, sino también funcionarios que tomaron la decisión de abrir las puertas en lugar de mirar para el lado”, recordó la Ministra Barattini.

Por su parte, el Ministro Elizalde entregó un mensaje de la Presidenta Michelle Bachelet, donde la mandataria manifestó que “a 40 años del hallazgo del cuerpo, cuando es de público conocimiento que Lumi murió en una sesión de tortura a manos de la DINA, queremos dignificar su nombre y el de cientos de compañeros que encontraron refugio aquí, luego del golpe militar, así como también homenajear la labor de esta Embajada en dictadura, y reconocer la hidalguía con que defendieron la labor diplomática y los derechos humanos”.

Lumi Videla, que tenía 26 años al momento de su asesinato, era militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y fue detenida, junto con su esposo, Sergio Pérez Molina, por agentes de la DINA en Santiago. Ambos fueron trasladados al centro de detención de José Domingo Cañas, donde Videla murió a causa de la tortura, el 3 de noviembre de 1974.

Posteriormente el cuerpo de Videla fue arrojado a un jardín de la embajada de Italia. La prensa de la época informó que habría sido víctima de los asilados que se encontraban en la sede diplomática, que desmintió que la militante del MIR se hubiera encontrado asilada en el recinto.

La Comisión Rettig llegó a la convicción de que Sergio Pérez desapareció por acción de agentes de la DINA y que Lumi Videla murió por efecto de la tortura que le infligieron agentes del mismo organismo, en violación de los derechos humanos de ambos.

El homenaje incluyó la plantación de un olivo en memoria de Videla y el descubrimiento de una escultura natural. Durante la ceremonia, el embajador de Italia, Marcos Ricci, manifestó que “hoy es un día muy importante para todos. Nuestro propósito ha sido generar las condiciones para que no se olvide una parte crucial de nuestra historia común. En esta historia hay muchas personas que pusieron en riesgo su vida por los demás y con esto queremos agradecerle a todos ellos”.

Lautaro Videla, hermano de la víctima, expresó su agradecimiento al Gobierno de Chile e indicó que “en esta primera oportunidad de manera categórica rinden homenaje a Lumi por su condición de pionera en las luchas políticas. No cabe duda que si no la hubieses asesinado, estaría entre las mujeres que contribuyen hoy a que la política no tenga limitaciones de género”.

El acto de conmemoración incluyó la presentación de Horacio Salinas e Inti Illimani Histórico.

Volver arriba