Embarcación tradicional Kuini Analola arribó a Valparaíso en el marco de su travesía ancestral a Rapa Nui

Tripulación liderada por Lynn Rapu Tuki, fue recibida por agrupaciones de danza tradicional rapa nui, autoridades de gobierno, la Armada de Chile y el Cuerpo de Voluntarios del Bote Salvavidas. Proyecto contó con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El cielo. Las estrellas. El viento. Los siete tripulantes de la embarcación tradicional (Vaka Taurua)  Kuini Analola debieron aprender a leer los símbolos de la naturaleza y los astros para poder surcar el frío mar del sur de Chile y arribar este miércoles a las costas de Valparaíso, donde fueron recibidos por agrupaciones de danza tradicional, autoridades de gobierno y representante de la Armada de Chile junto a voluntarios del Bote Salvavidas, en el marco de una inédita travesía ancestral que los llevará hacia territorio Rapa Nui.

La iniciativa que contó con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, fue liderada por Lynn Rapu Tuki con el objetivo de preservar el legado ancestral de los navegantes rapa nui y reconstruir los puentes de interacción cultural entre la Polinesia  y el continente. La embarcación navegó por las costas de Quellón, Calbuco, Ancud, Queule, Valdivia, Lebu y Talcahuano.

La seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Constance Harvey, indicó que esto “es  un rescate patrimonial de gran significado, ya que demuestra la preocupación de un pueblo por mantener viva una cultura única, y la importancia que tiene este rescate de la navegación ancestral rapa nui. Por lo mismo no dudamos en brindarles nuestro apoyo, ya que este barco posteriormente será utilizado por los niños de la isla, traspasando y conservando lo que es la navegación ancestral rapa nui”.

Por su parte, el comandante en jefe de la Primera Zona Naval, Juan Andrés de la Maza, manifestó que “estamos muy contentos de tener a esta embarcación que va a unir a dos islas, que es la Isla de Chiloé con Rapa Nui (…). A través de la Gobernación Marítima y la Capitanía de Puerto vamos a ponernos a trabajar desde el día de hoy con ellos para tener todas las medidas de que la travesía la van a hacer de forma segura hasta Rapa Nui, y van a contar con nuestro apoyo para la navegación de dos mil millas, que son tres mil seiscientos kilómetros”.

El líder de la embarcación, Lynn Rapu Tuki de la Fundación Ao Tupuna, dio “las gracias a todas las personas que hicieron posible esta misión que surge desde el año 1985 junto a compañeros, tíos y hermanos, algunos quienes no están aquí. Me tocó a mí cumplir con este sueño, me vine a Santiago a buscar la madera para hacer el Vaka Taurua. El año 2012 Fui a Chiloé donde me encontré con muchos astilleros, tenían la materia prima, y me quedé un año allá y llevé los planos de Rapa Nui. El diseño de la nave está plasmado en la espalda de los moai y en las rocas”.

La actividad contó con la participación de la agrupación de danza rapa nui Te Moana Nui A Kiva, integrada por jóvenes de la comunidad isleña residente en Viña del Mar, y  la Banda de la Armada de Chile, además contó con el apoyo del Cuerpo de Voluntarios del Bote Salvavidas y la Universidad de Valparaíso.

Proyecto

El proyecto cultural Kuini Analola consistió en la construcción de un catamarán de doble casco (Vaka Taurua) a la usanza y características de construcción ancestral Rapa Nui, con el fin de rememorar los antiguos viajes realizados únicamente con el apoyo del viento, las mareas y las estrellas.

Lynn Rapu Toki se propuso navegar a bordo de esta embarcación desde Quellón en Chiloé, pasando por Valdivia, Valparaíso y las costas de Chile central, para luego tomar rumbo a Rapa Nui, con el objetivo de reconstituir los puentes de interacción cultural entre la Polinesia y el continente americano y viceversa, en especial como punto de acogida de las costas de Chile.

La embarcación tiene 15 metros de eslora, 5 metros de manga y 1,45 metros de altura desde el casco. Fue construida en madera de ciprés por el maestro de orilla quellonino Ambrosio Aguilar. Mientras que Wolfgang Schultze, colaboró con las velas de la embarcación. La nave no tiene motor y es únicamente impulsada por remos y vela.

El proyecto ha contado con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de la Seremi de la Región de Valparaíso, consistente en gestiones específicas con la Armada de Chile y el Cuerpo de Voluntarios del Bote Salvavidas de Valparaíso, además de privados y otras instituciones.

Antecedentes

El año 2016, siguiendo las enseñanzas de los hermanos navegantes de Aotearoa (Nueva Zelanda), liderado por Heke Nuku Mai Basby, el ingeniero Maori al mando de “Te Aurere” y su hermana gemela de visita en Rapa Nui desde Aukland, Lynn Rapu Tuki decide tomar contacto formal con los Maories para el inicio del primer catamarán (Vaka Taurua) Rapa Nui.

Nombrado como Embajador Cultural del pueblo Rapa Nui, Lynn pudo conocer de cerca cofradías de navegación como las de Tonga y Samoa, logrando un contacto formal con Hawaii y su Universidad, obteniendo becas para las futuras tripulaciones. Fue el mismísimo discípulo del gran navegante de la Micronesia Papa Mau Piailug, Charles Nahinoa Thomson (capitán de la Hokulea y presidente de la sociedad de navegación polinesia), quien brindó la bienvenida al mundo Rapa Nui, obteniendo la hospitalidad y enseñanzas de navegación del pueblo hawaiano.

El año 2017 el armador Lynn invierte recursos financieros propios para lograr su cometido, trasladándose a astilleros de orilla de Quellón, en Chiloé, particularmente Astilleros de Ambrosio, para empezar a construir la soñada Vaka Taurua (barco de doble casco), la primera del mundo Rapa Nui, cuya botadura al agua se realizó en diciembre de 2018 en Quellón.

 

 

 

Volver arriba