Comuneros de Putre se reencuentran con sus raíces

50 comuneros provenientes de Putre, Belén, Tignamar, Guallatire, entre otros poblados de la provincia de Parinacota, visitaron el Museo Arqueológico de San Miguel de Azapa.

Un grupo de comuneros de distintas localidades de la comuna de Putre visitaron el Museo de San Miguel de Azapa en el marco de las iniciativas impulsadas por  la Mesa de Patrimonio Regional, entidad compuesta por diversas instituciones vinculadas al tema patrimonial en el extremo norte del país, como el programa Altos Arica, el Consejo de la Cultura, CONADI, Monumentos Nacionales y el Centro de Investigaciones del Hombre en el Desierto.

En total fueron 50 comuneros provenientes de Putre, Belén, Tignamar, Guallatire entre otros poblados de la provincia de Parinacota, quienes pudieron conocer la exposición permanente del museo «Arica 11.000 años de historia» y la que se encuentra en la sala de la Cultura Chinchorro. Además, el museo abrió las puertas de sus laboratorios de investigación, donde los comuneros pudieron conocer el trabajo, las colecciones y los métodos de conservación utilizados en su interior.

“El objetivo de este encuentro es vincular al museo con la comunidad, que conozcan la labor de conservación, estudio y puesta en valor que realizan sus profesionales. Queremos que la comunidad de Arica y Parinacota se reencuentre con sus raíces y que juntos difundamos el patrimonio arqueológico de la Región”, indicó Iván Muñoz,  director del Departamento de Antropología de la Universidad de Tarapacá.

La visita contempló la muestra del laboratorio de conservación de materiales arqueológicos, la oficina de registro del museo – con un inventario de las 80.000 piezas-, la oficina de cartografía y topografía -que consigna mapas de los innumerables sitios arqueológicos existentes en la región, así como los planos de los monumentales complejos arquitectónicos conservados por las  comunidades desde tiempos prehispánicos. Finalmente, en el laboratorio de arqueometría, los comuneros fueron informados sobre las últimas técnicas de análisis fisicoquímicas aplicadas para el estudio de los materiales arqueológicos.

Para Joaquín Huanca Colque, de la comunidad indígena de Guallatire, esta es una oportunidad única para conocer el trabajoque realiza  la arqueología: “Nosotros fuimos invitados para conocer las colecciones y la labor que se realiza al interior del Museo. Es importante que los pueblos de la Región recuperemos nuestras costumbres y vivencias culturales. Y este es un importante paso de acercamiento a nuestras raíces”.

Por su parte, Doris Aguilera Santos, dirigente de la asociación cultural indígena Chacha Warmi Precordillera Marka, se alegró de que «las comunidades sean representadas en el museo» y se declaró «muy satisfecha de constatar que el legado cultural de los territorios de las comunidades indígenas se encuentre accesible y en óptimas condiciones de conservación para su legado a las futuras generaciones.

Nancy Alanoca, reconocida actora del desarrollo social y cultural de la Región y proveniente de la localidad de Belén, propuso «la designación de responsables del patrimonio cultural en cada comunidad, lo que facilitaría el desarrollo de planes de gestión y de proyectos de conservación, estudio y puesta en valor de los patrimonios arqueológicos locales».

Finalmente, Gustavo Espinosa,  profesional del Museo de San Miguel de Azapa, se mostró conforme con el interés demostrado por los visitantes y de que el museo “forme un espacio de intercambio de ideas sobre la gestión del legado cultural de la historia de la Región».

Volver arriba