Educación artística y patrimonial, componentes indispensables para una formación integral

Columna de opinión por Daniela Serani, directora del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Región de Coquimbo

Con claras miras al futuro, el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet impulsa una serie de procesos que serán trascendentales en la construcción de un país más inclusivo y equitativo. Entre ellos, la Reforma Educacional se posiciona como uno de los pilares para sostener el cambio social que Chile necesita para ser un país mejor.

En ese sentido, para que efectivamente sea posible garantizar una mejor calidad del sistema educativo, se debe trabajar para implementar una serie de instancias que permitan a los niños, niñas y jóvenes desarrollar otras capacidades que serán fundamentales durante su vida. Tal es el caso  Educación Artística y Patrimonial, dos elementos que deben considerarse como indispensables dentro de los Planes de Estudio para una efectiva formación integral.  

Como Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, tenemos mucho que aportar al respecto, ya que parte fundamental de la gestión del Ministro Ernesto Ottone, es potenciar en establecimientos de todo el país la Educación Artística y el vínculo con nuestro patrimonio cultural, para despertar en los estudiantes la capacidad de expresar su mundo interior, plasmar su imaginación, fomentar la creatividad y por su puesto su sentido de pertenencia a través del contacto con nuestra historia.

Nuestro principal desafío es cambiar el paradigma que el país ha construido respecto a la Educación Artística y Patrimonial, relegándolas como asignaturas de rellenos en la carga horaria. Por el contrario, la música, las artes plásticas, el fomento lector o las artes escénicas son asignaturas tan importantes como matemáticas, lenguaje e historia, configurándose como un complemento para el desarrollo social, emocional y académico de los alumnos.

Por su parte, el vínculo con el patrimonio cultural permite un mayor arraigo con nuestras tradiciones presentes en todo el territorio nacional. Por esta razón que durante el mayo celebramos el Mes del Patrimonio y la Semana de la Educación Artística, instancias complementarias entre sí, que nos permitieron como Consejo de la Cultura desarrollar en distintos establecimientos educacionales, actividades ligadas a la preservación y difusión del patrimonio histórico cultural, gracias al trabajo conjunto con artistas, cultores tradicionales y miembros de Pueblos Originarios, que realizaron talleres y foros para los estudiantes.

Finalmente, como Directora Regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, quisiera ser enfática en señalar que para nosotros el trabajo con los establecimientos educacionales no se limita solamente a un mes por año, sino que responde a ejes institucionales que dirigen nuestra labor con la ciudadanía.

Volver arriba