Opinión: Fomento lector, la columna vertebral de un modelo educativo y social sustentable

Por Daniela Serani, Directora Regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de la Región de Coquimbo.

Nuestro país atraviesa por un proceso trascendental en la construcción de una sociedad mejor. Una serie de reformas a los sistemas políticos y  administrativos, vislumbran un futuro prometedor para nuevas generaciones nacidas en democracia.

En ese sentido, grandes esfuerzos realiza el Gobierno de la Presidenta Bachelet para establecer un nuevo modelo educacional, que será la base de estos cambios estructurales antes mencionados, asegurando por sobre todo que los niños, niñas y jóvenes de Chile tengan una educación inclusiva y de calidad.

Dentro de las iniciativas que sostienen la Reforma Educacional, se encuentra el “Plan Nacional de la Lectura”, política multisectorial que busca hacer de Chile un país de lectores y lectoras, entendiendo su desarrollo como una eficaz herramienta para establecer las bases de un cambio social en el país.

La lectura se considera como un derecho y su práctica desde temprana edad, contribuye a la formación de ciudadanos reflexivos, creativos, críticos y por sobre todo participativos. En este nuevo enfoque, la educación no solo busca éxitos académicos, sino que responde también a la necesidad de fortalecer instancias de formación cívica.

Como Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, desarrollamos una serie de programas que apuntan a concretar el objetivo planteado por la Reforma Educacional. Entre ellos, “Diálogos en Movimiento” que mediante el contacto entre escritores locales y nacionales con estudiantes de enseñanza media, se pretende motivar el desarrollo lector en base un dialogo fraterno y directo entre un creador y los lectores en torno a su obra, siendo un eficaz complemento para el trabajo docente en el aula.

Del mismo modo, la Iniciativa “Susurros y Palabras Mágicas”, nacida como iniciativa de la Región de Coquimbo, busca instalar competencias de mediación lectora en padres, profesores, bibliotecarios y todos los actores relevantes dentro del desarrollo cognitivo de niños entre 0 y 4 años, acercando a ellos la lectura desde el periodo preescolar.

De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo. Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”, afirmó una vez el célebre escritor argentino Jorge Luis Borges, uno de los mayores baluartes de la literatura hispanoamericana y una de las personalidades más relevantes del Siglo XX.

Sólo un genio como Borges fue capaz describir en pocas palabras y con tal asertividad, la principal cualidad del libro, y por ende su importante rol dentro de los procesos formativos de las personas. De la breve, pero significativa frase del autor de “Instantes”, se desprende que el libro es un vehículo que nos permite establecer una conexión indisoluble con el aprendizaje , capaz de llevarnos a imaginar, soñar y sobre todo cuestionar.

Volver arriba