Diálogos en Movimiento: Mediación y fomento lector en tiempos de crisis

 

  • Los mediadores y mediadoras del programa Diálogos en Movimiento entregan su visión respecto al rol que cumple la mediación en el contexto sanitario por el que estamos pasando.

La Seremi de Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región Metropolitana, en el marco de las acciones del Plan Nacional de Lectura, está ejecutando una nueva versión de Diálogos en Movimiento, programa de incentivo y fomento a la lectura que en esta oportunidad ofrecerá una capacitación online y sesiones de encuentro con los autores y autoras en torno a ocho obras escritas por ellos.

En esta oportunidad, y dado el contexto de crisis sanitaria en el que nos encontramos, tanto la capacitación como los diálogos se realizarán de forma virtual, tomando principal protagonismo el rol de los mediadores y mediadoras de la lectura.

En ese sentido, Melissa Cárdenas, Pamela Ferreira, Matilde Sandoval y Tomás Devia, mediadores de la lectura en las sesiones previas a los diálogos con Pía Barros, Juan Ignacio Colil, Pablo Simonetti, Marcelo Simonetti, María José Ferrada, Nona Fernández, Sara Bertrand y Alejandra Costamagna, nos entregan su visión respecto al rol que ellos mismos cumplen.

 

¿Es importante la mediación lectora en contexto de crisis?

-Melissa Cárdenas: En contexto de crisis es importante continuar dando el espacio social que se merece la lectura y, por ende, garantizarle al lector momentos donde se propicie el encuentro con el libro. Estos encuentros, guiados por un mediador y con un objetivo claro a perseguir, estimulan la conversación y permiten llenar vacíos, pero también son capaces de reconstruirnos como personas y como sociedad. No olvidemos que el acto de leer significa una contribución constante y mutua entre la obra y el lector.

-Matilde Sandoval: La literatura puede ser parte de una búsqueda personal, dar luz al sendero cuando se necesita, es una atribución a la literatura aparentemente exagerada, pero para algunas personas reconocer la voz interior, y despertar profundos estados de conocimiento de sí mismo y la relación con otros discursos, es una posibilidad de sanación y curación de las propias heridas.

-Tomás Devia: La mediación lectora es ante todo una instancia social para compartir experiencias, saberes, opiniones, es hacer comunidad. Por lo mismo, frente a la crisis social que la pandemia ha provocado, este tipo de espacios son muy necesarios para combatir el enajenamiento que los encierros provocan.

-Pamela Ferreira: La mediación lectora en el contexto de crisis es una posibilidad para el diálogo y la reflexión, requiere conectarse con otro, con sus necesidades e intereses, también con el pensamiento. Solemos olvidar que la literatura es arte, por lo tanto, es una experiencia sensible y gozosa que necesitamos brindarnos en tiempos de crisis. Por otra parte, una posibilidad de pensar y fluir a través de la reflexión de temas que van más allá de la pandemia y de nosotros mismos. Es decir, la mediación posibilita desconectarnos un poco de la pandemia o verla con otros ojos. Creo que de alguna forma mediar la lectura y leer en tiempos de crisis es una forma de resistir.

 

¿Qué lugar ocupa hoy la mediación lectora en nuestra sociedad?

-Melissa Cárdenas: Considero que la mediación lectora hoy ocupa un lugar fundamental para la democratización de la cultura de lo escrito. La figura del mediador es relevante, no solo porque muchas veces propicia el primer acercamiento entre un lector y un libro, sino también porque es quien, con su mirada de lector agudo, ofrece pistas importantes al momento de explorar una obra y enriquece esta experiencia transformándola en una actividad más simbólica y significativa. El mediador, por medio de sus conocimientos y habilidades guía a un lector, lo interpela, lo acompaña y lo invita a compartir lo más íntimo suscitado en el acto de leer.

-Matilde Sandoval: La mediación lectora es necesaria en este intercambio de conocimientos entre los seres humanos, es una instancia de comunión que permite poner las experiencias de unos al servicio de otros, cuando un mediador posibilita el nexo entre un libro y un lector, está entregando más que unas hojas y códigos escritos, está entregando instancias de exploración, de asombro, de transformación y acompañamiento. La mediación tiene mucho que ver con el amor y la generosidad.

– Pamela Ferreira: Creo que la mediación lectora poco a poco ha estado ganando un espacio importante dentro de nuestra sociedad, pero, al mismo tiempo, ha tomado rumbos algo confusos y se hace necesario abrir más espacios para la formación de mediadores de lectura, sobre todo en la educación.

 

¿Por qué son significativas las instancias que ofrece Diálogos en Movimiento?

-Melissa Cárdenas: Diálogos en movimiento es un encuentro muy significativo, no sólo porque se capacita a mediadores para enriquecer su labor, se lee y comparte una obra en comunidad, característica muy propia de la literatura, sino también porque garantiza el encuentro con el propio escritor o escritora de la obra, un encuentro muy genuino y dinámico, que permite al lector llenar los vacíos que deja su exploración, pero también participar de una lectura más activa y placentera. Es importante que se valide la práctica del intercambio, con base en la propia experiencia de cada lector, como una posibilidad de progreso, de construcción autónoma, colectiva y consciente.

-Matilde Sandoval: Son instancias “significativas”, son una posibilidad de lectura socializada para dotar de nuevas interpretaciones a obras literarias. Los Diálogos en Movimiento son en sí una instancia, individual y comunitaria, de exploración y experimentación de la lectura, son en sí mismos un proceso de mediación, donde suceden muchas cosas y se profundizan diversas temáticas en cada diálogo con las obras.

-Tomás Devia: Promover la lectura en comunidad enriquece al texto como a sus participantes y en contexto de crisis sanitaria se ha vuelto una herramienta para sanar las distancias sociales. Por lo mismo, son necesarios mediadores y promotores de lectura para seguir creando estos espacios de rico tejido social y también para seguir buscando formas de llegar a aquellos que no han podido acceder a estas instancias.

-Pamela Ferreira: Tener la posibilidad de leer y compartir la lectura de escritoras y escritores chilenos es una tremenda oportunidad.  En un momento donde no solamente estamos siendo afectados por la pandemia sino también por un proceso político complejo se hacen muy necesarios los espacios, las instancias de diálogo, los ejercicios que como la lectura nos hacen mirarnos a través de las voces que nos ofrecen los libros y a través del diálogo con otros.  Este ejercicio de compartir la lectura es constructivo para nosotros como individuos, pero también como ciudadanos.

 

Volver arriba