Seremi de Culturas visita a carpinteros de ribera de Puerto Aysén

Para José Barrientos es un orgullo ver sus embarcaciones, nuevas o remozadas, alejarse río abajo, recién salidas de su taller en Puerto Aysén. Toda su vida la ha dedicado a la construcción de naves de madera que surcan las aguas australes y hoy, como Presidente del Sindicato de Carpinteros de Ribera, está dispuesto a rescatar y traspasar sus saberes.

Hasta su taller llegó la Seremi de Culturas de la Región de Aysén, Margarita Ossa, donde explicó que “por la protección del patrimonio es que buscamos rescatar los oficios. Los oficios no son estáticos, van mutando, van desapareciendo algunos de ellos y otros tienen continuidad, por lo tanto, es muy importante la presencia nuestra junto a los cultores para poder ayudarlos a proyectar su oficio”.

Junto a la autoridad cultural, viajaron el Director (s) del Servicio del Patrimonio Aysén, José Mansilla, y el Consejero Regional de Culturas, Matías Heinsen.

Para José Mansilla, “es fundamental que exista una alianza público-privada, en primer lugar, y una alianza entre organizaciones, entre personas, porque las manifestaciones de la cultura no solamente tienen que ver con aquellos que son los grupos que producen esa cultura o ese tipo de cultura material, sino que tiene que ver con toda la comunidad porque son procesos que uno pudiera verlos separados, pero están integrados desde el punto de vista que son parte del quehacer de las comunidades, entonces es necesario que haya redes e integración”.

Matías Heinsen dice que “es bueno rescatar cosas que se hacían antes, que las hacías porque tenías los talentos para hacerlo. Los carpinteros de ribera acá, por ejemplo, tienen el talento para hacer este tipo de carpintería que es una cosa que no es nada de fácil; al contrario, toma años aprenderlo y seguramente a ellos les enseñaron sus abuelos y a su vez sus abuelos a los abuelos de ellos. Son oficios que si se extinguen ellos, se extinguen para siempre de la faz de la tierra”.

El carpintero de ribera José Barrientos se siente orgulloso “porque uno todavía tiene, con el poco estudio que tuve, porque estudios no tenemos, las ganas de aprender. Es un orgullo ver que una embarcación la hizo un carpintero de ribera, que lo trabajó un carpintero de ribera”.

En complejas condiciones climáticas y de aislamiento, las embarcaciones construidas por los carpinteros de ribera han sido fundamentales para el poblamiento y la navegación en el territorio aysenino. Junto a otros exponentes del oficio y tejueleros de las cuatro regiones más australes del país (Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes) protagonizaron una investigación de la Universidad Austral de Chile que culminó con un encuentro con estudiantes, académicos y la comunidad universitaria. Esto forma parte del Proceso para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Chile, para lo cual el Servicio Nacional del Patrimonio Cultural estableció convenios de colaboración y transferencia de recursos con varias universidades nacionales, entre las que se encuentra la UACh.

 

Volver arriba