Consejo de la Cultura Valparaíso realiza primer encuentro regional para la lucha contra el Tráfico Ilícito de Bienes Patrimoniales

Actividad se genera a partir de la convención Unesco de 1970 y reúne a diversos actores, entre ellos, Consejo de la Cultura, DIBAM, Consejo de Monumentos Nacionales, Aduanas, PDI, Cancillería y Ministerio Público.

El primer encuentro regional sobre Tráfico Ilícito de Bienes Culturales constituye un hito respecto a la articulación, a nivel regional, de una instancia que se preocupa de esta materia que muchas veces constituye un verdadero atentado al patrimonio de los pueblos, especialmente cuando no está debidamente normado, ni existen políticas específicas para el resguardo de nuestro patrimonio.

La actividad, que se realizó el viernes en dependencias de la Intendencia Regional, reunió a diversos actores del Consejo Regional de la Cultura de Valparaíso (CRCA), de la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos (DIBAM), del Consejo de Monumentos Nacionales, de Aduanas, de la PDI, además de Carabineros, de Cancillería, del Ministerio Público, entre otros, quienes integran la mesa de lucha contra el Tráfico Ilícito de Bienes  Patrimoniales.

Este encuentro se genera a partir de la convención de Unesco de 1970 y se articula en torno a tres ejes: recomienda tomar medidas preventivas a nivel nacional (inventarios, campañas de información, formación de personal, etc.), apoya la creación de mecanismos que faciliten la restitución, y crea un marco internacional de cooperación indispensable para combatir este flagelo.

“Para el Consejo de la Cultura, el patrimonio constituye uno de los ejes centrales de nuestra gestión, procurando su salvaguarda y desarrollando acciones que apuntan a su conservación y difusión, materias en las que resulta fundamental el desarrollo de diferentes instancias de formación, reconocimiento, apropiación y conocimiento por parte de las comunidades”, destaca Nélida Pozo, directora del CRCA.

El tráfico ilícito de Bienes Culturales está normado por la convención que Chile ratificó en septiembre pasado, con un documento que entrega directrices operativas, las cuales indican que el punto focal en Chile será DIBAM a través de su unidad de Asuntos Internacionales.

Según la convención, “los bienes culturales son uno de los elementos fundamentales de la civilización y de la cultura de los pueblos, y que sólo adquieren su verdadero valor cuando se conocen con la mayor precisión su origen, su historia y su medio». El tráfico ilícito de bienes patrimoniales es la apropiación indebida, el robo, hurto y receptación, así como la importación y exportación ilícita de bienes patrimoniales. Estas prácticas causan en definitiva un daño irreparable a la memoria y el legado de un país.

En este contexto, el encuentro “es parte de ese conjunto de acciones, ya que nos permite centrar la mirada en un tema específico, como es el tráfico de bienes, para desarrollar políticas que apunten a su protección. Durante los últimos años nos hemos beneficiado del surgimiento de una ética global en materia de restitución y retorno de bienes culturales. Hoy se complementa esta buena voluntad con una lógica de compromiso y de reciprocidad en la prevención, la restitución y un marco internacional para combatir este ilícito, algo en lo que una región fronteriza como la nuestra no puede estar fuera, especialmente por contar con dos territorios declarados Patrimonio de la Humanidad en Valparaíso e Isla de Pascua”, comenta Nélida Pozo.

Según cifras de Unesco e Interpol, anualmente el tráfico ilícito de bienes culturales asciende a más de 7.000 millones de dólares; y desde una excavación ilegal hasta la venta final, el valor de algunas piezas se multiplica por cien.

Volver arriba