Con llamado a una Tapati solidaria se inició la gran fiesta artístico-cultural de Rapa Nui

Como cada año, miles de turistas nacionales y extranjeros llegaron a la isla para participar en la tradicional Tapati Rapa Nui, fiesta que cuenta con financiamiento del Consejo de la Cultura y cuya edición 2017 reunirá fondos para ir en ayuda de los damnificados de los incendios en el continente. 

HANGA ROA.- El ambiente de celebración se respira en el aire y toda la comunidad rapanui está expectante ante lo que será el desempeño de las dos familias locales que competirán para convertirse en los grandes ganadores de la Fiesta Tapati 2017, tradicional encuentro artístico-cultural inaugurado anoche en Hanga Vare Vare. Allí todo fue colores, alegría y bailes típicos al son de llamativos trajes diseñados y elaborados a pulso por los propios participantes, quienes se han preparado durante un año para las competencias. Las candidatas a reina de la Tapati hicieron también su presentación oficial junto a sus Aito (reyes feos), ante la ovación de los familiares y amigos que darán todo para hacerlos acreedores de la preciada corona.

Y aunque la fiesta continuó incluso una vez terminado el espectáculo oficial, fue el propio alcalde de Isla de Pascua, Pedro Pablo Edmuns,  quien reconoció que esta versión tienen un carácter distinto: “No podemos quedarnos ajenos a lo que está pasando con nuestros compatriotas en el continente”, dijo. Por ello, realizó un llamado a convertir este evento en una Tapati solidaria y anunció una campaña de recolección de recursos que se extenderá hasta el 12 de febrero, día en que concluye la gran fiesta local. Todo ello para ir en ayuda de los damnificados del incontrolable incendio que ya ha arrasado con diversas localidades del país.

El Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, descató la iniciativa municipal: «Es muy importante que todo el país se una para solidarizar y ayudar a los chilenos que están sufriendo. Desde Cultura estamos monitoreando en terreno la situación de artistas, cultores, comunidades indígenas y espacios culturales afectados por estos incendios. Nos sumamos al esfuerzo de todo Chile para levantar, una vez más, a nuestro país»

Además, aseguró que la Tapati, fiesta que cuenta con un importante financiamiento del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), “es una de las celebraciones más auténticas del año, que se ha trasformado en una instancia de preservación y difusión de una cultura única en el mundo. El Gobierno está comprometido con la recuperación y rescate de los valores culturales de la isla y es por eso que seguiremos apoyando este tipo de expresiones ancestrales, que son parte del patrimonio cultural de nuestro país”.

Programación Tapati 2017

Tras la inauguración, el programa de actividades continúa este sábado con una de las competencias más emblemáticas de la Fiesta Tapati: la triatlón en el Rano Raraku, que se desarrolla en el interior del cráter del volcán y consta de tres disciplinas que se extienden por un recorrido total que suma 3 kilómetros. En la primera prueba, denominada “Vaka Ama”, los participantes cruzan remando la laguna del cráter, en pequeñas balsas construidas en totora.

Cuando llegan a la orilla, comienza el “Aka Venga”, en la que se cuelgan sobre el cuello dos cabezas de plátanos que pesan unos 20 Kg. y con las que tendrán que correr alrededor del lago. Finalmente, tienen que atravesar otra vez el lago nadando con la ayuda de un flotador de fibras de totora llamado “Pora”.

En la noche la fiesta se traslada nuevamente al escenario en Hanga Vare Vare, para una presentación artística. En adelante, las competencias variarán entre carreras de caballo, canotaje, pesca deportiva, tallado en piedra y madera, confección de trajes tradicionales y collares, competencia de platos típicos, de cantos y bailes, carros alegóricos y mucho más.

La Tapati Rapa Nui 2017 pone fin a la celebración del cincuentenario de la comuna de Isla de Pascua, iniciado el año pasado con el reconocimiento a la labor de los antepasados rapanui, legítimos fundadores del Rapa Nui del siglo XXI.

Volver arriba