Con libertad de crear reclusas de Iquique participaron de taller de pintura
  • Cerca de treinta internas del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Iquique participaron del taller de pintura del Proyecto Arte tras las Rejas, un Horizonte sin Límites, instancia financiada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), a través del Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, ámbito regional de financiamiento.

Los alumnos del colegio Eduardo Llanos de Iquique participaron de la exposición de los trabajos de pintura en cuadros y madera que son resultados del taller de pintura del Proyecto Arte tras las Rejas, que realizó la Compañía de Teatro Antifaz con el objetivo de dar una herramienta de reinserción, tanto espiritual como económica, a las internas del CCP de Iquique.

Así lo explicó el director general de Antifaz Abraham Sanhueza, “Hemos quedado bastante impresionados con el trabajo de las internas, son muy llamativos hechos con mucho amor y cariño”. Esta es la segunda vez que la compañía trabaja en un proyecto con las internas del CCP de Iquique y, es la primera vez que participa con un taller de pintura, “no es fácil trabajar con las internas, es bastante complejo por el estado anímico cambiante que produce la privación de libertad. Quisimos realizar estos talleres  porque creemos que hay que entregar herramientas para que el día de mañana. Muchas internas descubrieron que tienen un don para hacer algo que les puede permitir sobrevivir”.

La profesora a cargo del taller fue la artista plástico con mención en grabado Mónica Gallardo, ella realizó el taller de pintura y pintura decorativa, experiencia que declaró fue muy especial, “la gente privada de libertad necesita atención y una actividad constante. A pesar de la baja escolaridad y de las limitaciones físicas que tienen algunas por la edad, mostraron mucho interés y terminaron algunos trabajos de manera excelente. Manifestaron su intención de continuar en este tipo de talleres”.

Reinserción

La Directora del CNCA, Región de Tarapacá, Milisa Ostojic Soto, que la reinserción social de las internas es un trabajo integral, “agradecemos a Antifaz por su iniciativa, porque el arte es un derecho. Las personas pueden ser privadas de libertad por una falta cometida contra la sociedad, pero no se les puede privar de sentir y crear. El arte, la cultura y el patrimonio son derechos esenciales de las personas y sea cual sea su condición tiene derecho a ellos”.

Francisco Orellana, encargado regional de la Unidad de Derechos Humanos de Gendarmería de Chile, consideró muy significativo este proyecto con las internas, “Lo importante es que la comunidad pueda visibilizar lo que es el trabajo en una unidad penal por parte de las internas, que son personas igual que uno. Este proyecto muestra otra carca de lo que realizan las personas privadas de libertad. Las mujeres cuando caen en prisión no solo se les privan de libertad, también pierden el derecho a ser madre y sufren una doble condena.  Los invito a que vean no solo las obras sino el sentimiento que está detrás de ellas”.

 

Volver arriba