CMN despliega acciones para evitar el deterioro del Monumento Nacional ubicado en la ex Farmacia Maluje de Concepción
  • Seremi de las Culturas, Paulina García precisó que el Consejo de Monumentos Nacionales ha tomado conocimiento de la vulnerabilidad del mural, por lo que solicitó, con carácter de urgencia, la visita de expertos del Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR) para determinar el estado de conservación del bien y las medidas de emergencia necesarias de aplicar.

Dada la preocupación ciudadana que ha generado el estado del mural «Historia de la Medicina y la Farmacología en Chile» realizado en 1957 por el artista nacido en la comuna de los Álamos, Julio Escámez, la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Paulina García inspeccionó en terreno la condición de la obra, acompañada por profesionales del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), donde expresó la preocupación por parte de la institucionalidad cultural y las acciones que se llevarán a cabo para detener el deterioro.

La obra está ubicada en la antigua Farmacia Maluje, actual Droguería Alemana, ubicada en la calle Tucapel 676 de la ciudad de Concepción.​ Se trata de una de las obras más importantes de Julio Escámez. Hasta 2015 era considerado un inmueble de conservación histórica, con categoría «cultural» para la ciudad, hasta que fue declarado Monumento Nacional de Chile, en la categoría de Monumento Histórico, mediante el Decreto Nº 370, del 1 de septiembre de 2015.

La autoridad regional precisó que el Consejo de Monumentos Nacionales ha tomado conocimiento de la vulnerabilidad del mural, cuyo riesgo aumenta por la construcción de un proyecto inmobiliario en el predio contiguo.

“En el 2014, antes de la declaratoria, se constató su mal estado de conservación: suciedad, humedad y pérdida de materialidad. A raíz del inicio de la construcción en la propiedad contigua, se realizó una nueva inspección el 4 de febrero del presente, en la que se constató la persistencia de los problemas de conservación observados inicialmente y algunos desprendimientos en las esquinas del mural, que podrían ser ocasionados por la vibración de la obra”, aclaró la Seremi. Hay que destacar que la constructora voluntariamente detuvo los trabajos en ese sector, conscientes de la importancia del muro colindante, que no fue informado por la Dirección de Obras Municipales.

Es por esto que la Secretaría Técnica del CMN ofició al Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR), ambas entidades dependientes del Servicio del Patrimonio Cultural del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, solicitando disponer, con carácter de urgencia, la visita de inspección de un equipo de especialistas para determinar el estado de conservación del bien y las medidas de emergencia necesarias de aplicar para evitar pérdidas de integridad ante la construcción aledaña, visita que se concretará en los próximos días.

Este es un bien que está en manos de un particular y, según indica la actual legislación, es su responsabilidad hacerse cargo de su mantención. La seremi del Biobío, Paulina García señaló que “esto podría cambiar con el proyecto de ley que se enviará al Parlamento para actualizar la Ley de Monumentos Nacionales, que establecerá incentivos para los privados que sean propietarios de un Monumento Histórico”.

Por ahora, el Consejo de Monumento Nacionales no descarta realizar obras de emergencia para resguardar el mural –dependiendo de lo que sugieran los expertos del Centro de Conservación y Restauración- y evitar que siga deteriorándose.

“Ahora bien, sabemos que mantener un bien de estas características implica una inversión importante como para que sea asumida sólo por un particular. Postular al Fondo del Patrimonio es la vía para la restauración global de este mural”, puntualizó la seremi del ramo.

Seremi de las Culturas, Paulina García Varela junto con las profesionales de la Oficina Técnica del Consejo de Monumento Nacionales de la Región del Biobío, Melissa Masquiarán y Verona Loyola; acompañadas por un representante de la empresa constructora EBCO.

×

¡Celebremos el Día del Patrimonio!

Volver arriba