A los 83 años fallece el artista Juan Pablo Langlois
  • Este martes el Museo Nacional de Bellas Artes comunicó el fallecimiento del artista chileno, quien dejó un valioso legado para las artes visuales del país.

  • Sus restos serán velados en el Salón Blanco del MNBA a partir de las 11:30 horas y su funeral se llevará a cabo mañana miércoles 27 de noviembre, a las 13:00 horas, en el Parque del Recuerdo (Avenida Américo Vespucio 555).

Considerado uno de los exponentes más importantes del arte contemporáneo chileno, este martes falleció el artista nacional, Juan Pablo Langlois, quien sobresalió por su extensa carrera como escultor, instalador y grabador nacional. Destaca su obra Cuerpos Blandos, realizada hace 50 años en octubre de 1969, con mangas de polietileno rellenas con diarios, intervino el interior y exterior del Museo Nacional de Bellas Artes, cuestionando la tradición artística al poner al límite los aspectos formales, la permanencia y los problemas de la territorialidad.

Entre 1952 y 1962 estudió arquitectura en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad Católica de Valparaíso. Recibió la influencia de Joseph Albers, artista y profesor de la Bauhaus, en un curso de seis meses que el profesor dictó en Chile. Sus primeros trabajos visuales se relacionaron con su formación como arquitecto y consistieron en una investigación bidimensional en torno al arte óptico. A fines de la década del 60 abandonó esta tendencia, para desarrollar un trabajo de orden conceptual utilizando materiales no considerados “nobles”, como el papel y el cartón. Así, se alejó radicalmente del uso de los elementos tradicionales del arte, para centrarse en la instalación y en la reflexión crítica.

Desde 1969, su trabajo se exhibió en diversas oportunidades en el Museo Nacional de Bellas Artes, así como en otros museos y galerías de Chile y el extranjero. Recibió distinciones como el Tercer Premio en la VIII Bienal Internacional de Arte de Valparaíso en 1987 y el Premio Gunther de Santiago en 1995, entre otros.

Fotografía: Jorge Brantmayer, 2014

Volver arriba