Estudiantes de Escuela Alabama de Máfil montaron teatro de sombras para fomentar la lectura

La actriz Marcela Cornejo, de Teatro Periplos, fue la encargada de guiar la experiencia en que participaron estudiantes de quinto año, en torno al cuento “Blanco y Negro del autor unionino Jack Elkyon. Iniciativa fue una de las cuatro seleccionadas tras convocatoria abierta de la Seremi de las Culturas a través del Plan Nacional de la Lectura.

En la Biblioteca Municipal de Máfil se realizó el cierre de la Intervención Creativa por el Fomento Lector, realizada por la actriz Marcela Cornejo de Teatro Periplos con estudiantes de quinto año básico de la Escuela Artística Alabama. La iniciativa es parte de las actividades desarrolladas este año en Máfil en el marco del programa Territorios Lectores y fue una de las cuatro seleccionadas tras convocatoria abierta de la Seremi de las Culturas a través del Plan Nacional de la Lectura.

Durante la jornada los estudiantes recrearon en teatro de sombras el cuento “Blanco y Negro”, extraído del libro “13 Cuentos de Canallas”, del autor unionino Jack Elkyon.

“Tuvimos cinco sesiones de trabajo, traducidas en 10 horas pedagógicas, además del ensayo y presentación a público. Partimos con una primera lectura, la presentación del autor y su obra, una lectura en conjunto y luego un gran análisis desde el paisaje, los personajes, la sicología, el conflicto, todo lo que se podía rescatar de las palabras del texto, para luego esas palabras traspasarlas a imágenes que se plasmaron en un storyboard, secuencia de dibujos que además nos ayudó en la dramaturgia y la construcción de las sombras”, detalla Marcela Cornejo.

El seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Helmuth Palma, fue parte de la jornada. “A veces pretendemos fomentar la lectura, pero lo primero que tenemos que hacer es desmitificar el libro y eso significa cambiar el paradigma de solo es un material de estudio. Hoy día puede ser material de sueños, de entretención, de generar obras, de conectarnos con historias, como lo hizo Jack, de manera reflexiva y con pensamiento crítico. Creo que ahí es donde realmente se produce la magia”, afirma.

“Como ministerio tenemos como prioridad el fomento de la lectura, pero de esta forma, distinta, no como a veces se concibe el libro y la lectura de manera obligatoria. En ocasiones hay que dar esta lucha de cómo le presentamos una obra (literaria) a un niño. Esta vez, desde una obra de teatro, que es una excelente instancia”, sostiene la autoridad regional.

El director del establecimiento, Rodolfo Reyes, agradeció la oportunidad para su establecimiento. “Cuando se presentó la posibilidad de generar esta actividad por parte de la Seremi, determiné que fuera el quinto básico. Vimos que era una oportunidad bonita, distinta, algo nuevo y los estudiantes estuvieron de acuerdo”, señala, a la vez que destaca el uso de un teatro más cercano y el que los estudiantes puedan trabajar entre pares.

Tras la presentación del montaje, los estudiantes participaron de un conversatorio junto al escritor invitado Jack Elkyon, a quien interrogaron sobre sus inicios en la escritura, sus obras y la inspiración para crear, entre otros temas.

“Estoy agradecido de la invitación. La obra (que montaron los niños) me encantó. Me fascinó el entusiasmo que le han puesto, me pareció excelente y sobre todo porque estamos promoviendo la lectura. Con ella no necesitas viajar a Europa ni a China, porque está todo en los libros, que te permiten ir para todos lados, conocer nuevas experiencias, tener un mayor raciocinio respecto  de lo que va pasando, nuestra historia, nuestro futuro. Les agradezco que hayan escogido un cuento mío”, les dijo el escritor.

El Programa de Intervenciones Creativas por el Fomento Lector, desarrollado en el marco del Plan Nacional de la Lectura Región de Los Ríos, tuvo como finalidad promover la lectura en la población infantil y juvenil vinculada a establecimientos escolares y bibliotecas de los Territorios Lectores de este año, Máfil y Llifén-Comuna de Futrono. Para ello, la Seremi de las Culturas invitó a la comunidad creativa a presentar propuestas, de las cuales resultaron seleccionadas cuatro, entre ellas la presentada por Marcela Cornejo.

Las propuestas debían promover la lectura desde otras disciplinas artísticas, como danza, teatro, artes visuales, música, fotografía, instalaciones, pintura, audiovisual, entre otras áreas cubiertas por el quehacer del Ministerio de las Culturas.

Experiencia creativa

Con todo el material reunido, Domingo Araya, director y dramaturgo de Teatro Periplos, fue quien se encargó de generar la secuencia de la historia, que se plasmó en tres pantallas y tres tiempos: el presente, contado por el narrador; el pasado a través de los recuerdos y el futuro con la proyección de la ciudad.

“Se acercaron a una creación literaria de una manera diferente. Tuvieron que leer muchas veces el cuento, tangencialmente, no como una obligación, sin no porque debían aprender una secuencia de movimientos”, comenta.

Como participantes del montaje, Sofía Osorio opinó que se trató de una experiencia “divertida”, siendo el poder narrar historias su parte predilecta. “Nunca había hecho algo similar. Me pareció bien conocer al escritor”, dijo la estudiante a la que le gusta leer cuentos, fábulas y poemas. Por su parte, Brus Duarte, encargado de la iluminación de una de las pantallas, también evaluó positivamente la actividad, destacando como su favorito el uso de las sombras y entre éstas, la figura del caballo. “A veces también escribo historias y me inspiro en cosas antiguas como Grecia”, contó.

Sobre la experiencia de fomento lector, Marcela sostiene: “Fue muy enriquecedora por el aprendizaje desde lo creativo y fue también una oportunidad de retroalimentarnos. Nosotros tenemos una propuesta artística, manejamos un lenguaje escénico, pero de parte de los niños está el interés, espontaneidad, ingenuidad, en cada una de sus preguntas y aportes durante el proceso creativo, para ir estimulando, aprendiendo e imaginando el mundo que nos propone la literatura”.

Otras iniciativas

Además de la iniciativa de fomento lector en Mafil, Mónica Munizaga trabajó en el centro comunitario y biblioteca comunitaria de Nontuelá, con estudiantes de la Escuela Particular Sagrada Familia, quienes crearon cuentos en formato pop up inspirados en las aves de Chile.

El propio Jack Elkyon realizó una actividad en el Instituto Técnico profesional de Llifén, en donde abordó la obra del escritor regional de microcuentos, Pedro Guillermo Jara, de lo cual resultó una representación mediante técnicas teatrales y un registro audiovisual.

Yasna Arriagada, por su parte, trabajó en la Escuela Fronteriza de Llifén en torno a la poesía de Guido Arroyo. La actividad se denominó “Ilustrando con tijeras” y su objetivo final fue crear un minilibro álbum de uno de los textos escogidos.

 

Volver arriba