Ministro Cruz-Coke da a conocer hallazgo de murales de la iglesia más antigua de Valparaíso

Un Vía Crucis que data de 1904, policromías en los muros y pan de oro en las columnas son algunos de los tesoros decorativos descubiertos en el proceso de restauración de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Esta obra es posible gracias a los fondos del Programa de Reconstrucción Patrimonial, del Consejo de la Cultura, iniciativa que busca recuperar inmuebles de gran valor histórico y social para las comunidades en las que se insertan.

El Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, llegó hasta la iglesia que se alza en el corazón del barrio porteño El Almendral para conocer de cerca los valiosos hallazgos decorativos realizados por el equipo de especialistas que trabaja en el inmueble,  construido entre 1899 y 1901. Impresionado por la relevancia de este hallazgo, el Secretario de Estado destacó la importancia del trabajo desarrollado por la Fundación Crea, que ha permitido recuperar estos frescos. “Este hallazgo es parte del trabajo que hemos venido realizando como gobierno por levantar aquello que se cayó con el terremoto de 2010 y un trabajo patrimonial que nos interesa destacar. Lo que ocurre en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Valparaíso es que justamente en Semana Santa podemos tener acceso a algo que constituye casi un milagro. Estos frescos estuvieron ocultos durante muchos años y precisamente esas mismas capas de pintura, ayudaron a conservarlos”, explicó.

El proyecto de recuperación de la iglesia en pie más antigua de la ciudad  tiene un costo de 240 millones de pesos, 120 de ellos provenientes del Consejo de la Cultura. Con esta inversión se busca la consolidación del inmueble, que resultó afectado por el terremoto de 2010, y la recuperación del lenguaje de la arquitectura interior, que junto al mobiliario y los  vitrales estuvieron a cargo de artistas alemanes. Tales elementos decorativos quedaron escondidos bajo capas de pintura blanca que se aplicaron en la restauración de la que la iglesia fue objeto en 1962, luego de un incendio que afectó la techumbre, el altar y la sacristía. Un procedimiento similar se repitió luego de terremoto de marzo de 1985.

Las obras de reparación comenzaron en marzo pasado y se proyecta que estén terminadas para octubre de 2013, como detalló el Ministro de Cultura. “Esperamos inaugurarla con una verdadera celebración. La ciudadanía podrá recuperar algo que es parte del barrio histórico El Almendral de Valparaíso y parte del patrimonio histórico de todo el país”, manifestó.

De esta forma la iglesia de la orden de los jesuitas, declarada Monumento Histórico en 2003, volverá a abrir sus puertas a la comunidad, contribuyendo a potenciar el despegue del barrio en el que se inserta, a los pies del cerro Larraín. Así como la primera iglesia de la orden, que comenzó a construirse en el mismo lugar en 1854, dando origen al trazado del sector El Almendral.

El referente para su construcción, a cargo del ingeniero Nicanor Marambio, fue la Basílica Romana de Santa Sabina. No obstante ésta tiene las columnas de mármol, mientras que la iglesia porteña, de madera. En su estilo destacan elementos de inspiración neoclásica y neo renacentista, tales como el frontis, las columnas corintias que enmarcan el acceso y la imponente torre coronada con una cúpula.

Gracias al Programa de Reconstrucción Patrimonial, el Consejo de la Cultura ha beneficiado la restauración de 37 iglesias, las que debido a las consecuencias del terremoto de 2010 o simplemente a causa del paso del tiempo o el abandono, se han visto seriamente deterioradas. De estos inmuebles, 10 ya fueron inaugurados el año recién pasado, como por ejemplo el Santuario Santa Rosa de Pelequén, la Iglesia de las Carmelitas de Viña del Mar, la Catedral de Concepción, el Santuario de Yumbel, la iglesia La Matriz de Curicó, entre otras.

El Secretario de Estado relevó la importancia del Programa de Reconstrucción Patrimonial, del Consejo de la Cultura. “Esta iniciativa nos ha permitido llevar al sector patrimonial 25 millones de dólares, una cifra con la que no contábamos como Estado, pues no contábamos con recursos para el patrimonio. Este esfuerzo del Consejo de la Cultura, con las distintas agrupaciones, con los privados y fundaciones ha permitido que milagros como estos también puedan llegar a la ciudadanía”, agregó.

Volver arriba