Arte y creatividad en colegios con Jornada Escolar Completa

Una de las 25 medidas de la presidenta Michelle Bachelet -en materia cultural- consiste en la creación de un programa de carácter masivo para el desarrollo artístico al interior de estos establecimientos.

Ese niño que se afana en representar a su superhéroe favorito con una escoba en la mano simulando una espada, o aquel que se monta en esa misma escoba para cabalgar por un sendero que no es más que las cuatro paredes de su habitación, son -según describe el psicólogo ruso Lev Vygotski en su libro “La imaginación y el arte en la infancia”- ejemplos de la más genuina y verdadera creación. Una creación que tiene a la imaginación como base y potencial materia prima de un mundo de posibilidades.

No obstante, la gran deuda con esos niños y jóvenes es justamente dotarlos de espacios donde este tipo de habilidades sean tan protagonistas como aquellas relacionadas con cálculos matemáticos y/o comprensión lectora. ¿La razón? El doctor en Educación de la Universidad de Chicago, Elliot Eisner, lo explicó durante su participación en un simposio internacional a fines de 2012: “La mayoría de las asignaturas escolares ponen el énfasis en la búsqueda de respuestas únicas para preguntas muy estructuradas, sin darse cuenta de que las formas de pensamiento más sofisticadas permiten a los jóvenes participar de las ambigüedades intelectuales”.

Nuestro país no se ha quedado de brazos cruzados, y al trabajo ya ejecutado tanto en la educación formal como no formal, ahora se suma una de las medidas que forma parte del programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, y que apunta justamente a estas materias. Esta considera la creación de un nuevo programa, de carácter masivo, para el desarrollo artístico y creativo del arte y la cultura al interior de la jornada escolar completa. A partir de la experiencia del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el programa deberá ofrecer formación en los diversos lenguajes artísticos desde la primera infancia.

Según explica la ministra de Cultura, Claudia Barattini, el desafío es articularse con la Reforma Educacional, que busca asegurar a las nuevas generaciones una educación gratuita y de calidad, de manera que las asignaturas artísticas cuyas horas fueron reducidas en el currículo escolar, vuelvan a tener una mayor preponderancia.

En ese sentido, la secretaria de Estado destaca que “esta gran reforma implica desafíos no menores en la dimensión cultural, como potenciar los talentos y la capacidad de apreciación de todas las manifestaciones del arte y las humanidades en las nuevas generaciones. Que se entienda que no solo estamos formando trabajadores, sino ciudadanos que requieren en su formación integral la experiencia creativa y de contacto con estas materias. Eso es algo en lo que el CNCA, y posteriormente el Ministerio de Cultura, tendrán una activa participación”.

Formación de ciudadanos

La artista visual Magdalena Atria, profesora de la Facultad de Arte de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, valora la medida y comenta que “el énfasis de la educación escolar en la transmisión de conocimientos y el desarrollo de habilidades duras hace que muchas veces la sensibilidad y la imaginación, que todos los niños tienen, se atrofien. Si entendemos que la plenitud del ser humano se alcanza al desarrollar todas sus potencialidades y facultades, el no incorporar el arte a la educación está limitando radicalmente el futuro de esas personas. Como sociedad no nos podemos dar el lujo de desperdiciar todo ese potencial”.

Además, Atria plantea que “si el Consejo de la Cultura promueve la producción y difusión de las artes, es muy importante formar al público que será capaz de apreciar esas producciones, y eso no se hace con talleres intensivos de formación de audiencias sino con una política nacional de educación artística, que incorpore esa dimensión a la vida cotidiana de los ciudadanos desde la infancia”.

Rodolfo Cepeda, profesor de Historia y Geografía, actor profesional y tallerista del programa Acciona en la Región de ValparaísoPara Rodolfo Cepeda, profesor de Historia y Geografía, actor profesional y tallerista del programa Acciona en la Región de Valparaíso, la implementación de esta medida “es la única forma o medio que tienen los estudiantes para tener una aproximación al arte. Hoy los jóvenes tienen como referencia del mundo lo que aparece en televisión, son espectadores y se vinculan con el exterior a través de este medio, por lo que se están quedando quietos, pegados y ensimismados. En ese sentido, cualquier disciplina artística les abre un mundo desconocido, herramientas para desarrollar su intelecto, sensibilidad, percepción, interés, mirada crítica y reflexión. Aprenden a respetarse y a autovalorarse, a trabajar en equipo, a escuchar otras propuestas y aceptarlas. Esto no se logra en Lenguaje ni Matemáticas, ni en ningún ramo formal”, dice.

Inclusión y participación

El trabajo directo con establecimientos educacionales ya había sido impulsado por la Jefa de Estado en su mandato anterior (2006-2010), bajo el nombre de Okupa, programa que consistía en la ejecución de talleres artísticos a cargo de pedagogos con mención artística y/o artistas con especialización pedagógica, dirigido a niños y jóvenes entre séptimo básico y tercero medio.

Sobre esta misma idea, el año 2011 la iniciativa cambió y pasó a llamarse Acciona, implementándose igualmente con el objetivo de fortalecer el modelo pedagógico para el aprendizaje creativo de los niños, niñas y jóvenes de establecimientos educacionales vulnerables, relevando el rol de la educación artística en su proceso de desarrollo y formación. Éste abarca la expresión artística desde la educación parvularia hasta la enseñanza media, en un total de 87 colegios (2013).

La tarea ahora es alcanzar una educación más inclusiva y participativa, donde los niños y jóvenes con habilidades artísticas tengan su propia sala de clases como un espacio para cultivarlas. Con esto, disciplinas artísticas como el circo, la danza y el teatro estarán más presentes que nunca entre quienes recién están insertándose al mundo.

Volver arriba