Proyecto de estimulación sonora: una puerta a la inclusión para personas con discapacidad

La agrupación Tárabust están dedicados al desarrollo artístico cultural de personas con discapacidades, quienes a través del sonido logran avances que mejoran su calidad de vida, el proyecto es financiado por el Fondo del Arte y Educación del Consejo de la Cultura.

La música, la alegría y la dedicación con los niños y niñas de la escuela diferencial Las Delicias de Miraflores Alto, se ven reflejadas en el trabajo que realizan todas las semanas los integrantes del proyecto Tárabust. Esta iniciativa tiene cinco años de vida y ha realizado diversos aportes con la visión de una mejor calidad de vida, transformándose en un aporte para personas que viven con algún tipo de discapacidad, especialmente en niños y niñas, quienes son estimulados con sonidos, logrando mejoras en su forma de relacionarse.

La directora regional del Consejo de la Cultura, Nélida Pozo, participó en dos clases con  la agrupación. “Es maravilloso el trabajo que hace Tárabust a través de la música, con esta propuesta de estimulación sonora, al aportar a la tarea de la integración de niños y niñas con necesidades educativas especiales. Vimos como cada uno expresó su sensibilidad y sus emociones mediante la interpretación de un instrumento musical y como se comunicaban entre ellos a través del lenguaje musical. El arte y la cultura debe ser para todos y todas sin discriminación, sin exclusión y es una herramienta efectiva de transformación social. Invito a los establecimientos que trabajan con niños y niñas en situaciones especiales a que integren con mayor fuerza las artes en el trabajo de estimulación de ellos».

La iniciativa social los ha llevado adjudicarse el proyecto FAE 2014, programa del Consejo de la Cultura que aporta de manera integral al mejoramiento de la calidad de vida e inclusión social de niños(as) y jóvenes con discapacidad, pertenecientes a sectores de bajos recursos. El programa fundamenta y basa su accionar en garantizar los derechos de las personas con discapacidad y en la convicción de que existe la necesidad de crear y difundir innovadoras metodologías de educación artística en sectores que ven vulnerados sus derechos sociales por su condición de discapacidad.

En tanto, el director del Proyecto de Estimulación Sonora para Personas con Discapacidad, Marcelo Maira, mencionó que “Tárabust es una experiencia sin fines de lucro, con distintas líneas de acción y el proyecto de estimulación sonora es una de ellas. Se implementan en dos escuelas, en Viña del Mar y en Santiago. Uno de los principales objetivos es aportar herramientas para la calidad de vida e inclusión social de personas en situación con discapacidad. Creando nuevos códigos de lenguaje y estrategias de comunicación para aquellos que tienen daños cognitivos que les generan problemas para expresarse”.

El trabajo realizado con la música y el sonido fortalecen la expresión artística, estimulan la capacidad motora, mejoran el nivel de funcionalidad, concentración, comunicación y autonomía en la ejecución corporal, ayudando al fortalecimiento de las habilidades cognitivas y sociales.

Volver arriba