Consejo de la Cultura destaca el trabajo con la comunidad como un pilar fundamental del éxito de la reconstrucción de El Huique

El Huique es uno de los centros históricos y costumbristas más importantes del país, que resguarda entre sus muros el funcionamiento y la realidad de una hacienda autárquica del valle central.

A pocos días de haber inaugurado el Museo San José de El Carmen de El Huique, la directora (s) del Consejo Regional de la Cultura y las Artes, María Francisca Pizarro Graniffo detalló los aspectos más importantes de esta reconstrucción que permitió vincular a la comunidad con los avances y mejoras que implica una tarea de restauración y puesta en valor de estas características.

María Francisca Pizarro explicó que el trabajo del Consejo de la Cultura consistió en instalar en la comunidad capacidades y herramientas que le permitan aumentar y potenciar las visitas turísticas que llegan a la zona, interesadas principalmente en el patrimonio arquitectónico.

“Esto se debe a que El Huique es uno de los centros históricos y costumbristas más importantes del país, que resguarda entre sus muros el funcionamiento y la realidad de una hacienda autárquica del valle central, con una historia que permitió forjar en ella una identidad única”, comentó.

Conscientes de lo importante que resulta rescatar las tradiciones y costumbres antiguas del lugar –que además de albergar la casa patronal contempla las instalaciones al servicio de los inquilinos, escuela, teatro y talleres- el Consejo de la Cultura realizó un trabajo de rescate patrimonial con las personas, con los testigos vivos de esta historia.

Se trabajó en terreno con los herederos de oficios y  tradiciones de El Huique, como por ejemplo el talabartero, la familia del bonetero, el panadero, entre otros artesanos, además de la comunidad escolar, las juntas de vecinos, el Cuerpo de Bomberos, etc., quienes recibieron herramientas y conocimientos para que pudieran formar parte de la reconstrucción y proyectarse con el funcionamiento del museo en el tiempo.

La directora (s) indicó que “la gestión del Consejo de la Cultura permitió modernizar y actualizar la información existente del lugar, como por ejemplo la elaboración de un registro de los herederos de tradiciones y el rediseño página web del Museo. También se lanzaron dos libros que a través de vivencias personales rescataron la historia del lugar contada en primera persona”. Estos son: “Mi vida fue huicana” basado en la vida de Josefina Contreras y escrito por de Claudia Quintanilla  y “Versos de un Huicano” de don Mariano Farías.

María Francisca Pizarro sostuvo que también fueron restauradas las esculturas “Las cuatro estaciones”, de autor desconocido, cuyo valor radica en su tallado en mármol que se convirtieron en un ícono del patio de la hacienda. “Las obras de arte presentaban diversas patologías producto del paso del tiempo. A esto se sumaban otros daños producidos por los terremotos de 2010 y 1985”.

Otro de los aspectos dignos de rescatar es la formación de la Agrupación de Artesanos de El Huique y la ejecución de actividades artístico-culturales relacionadas con la fotografía, el teatro, las artes visuales, la danza, la música, la literatura, la artesanía, el patrimonio y la gestión cultural, a través de la implementación del Plan de Desarrollo Cultural.

Para María Francisca Pizarro es importante destacar que para asegurar un futuro auspicioso para El Huique, la Corporación de Desarrollo Regional se hará cargo de la  sustentabilidad, proyección y desarrollo de esta iniciativa, para que la comunidad continúe sintiendo como propio este proyecto.

Los orígenes del Sello Regional

En febrero del año 2011, el Ministro de  Cultura de la época, Luciano Cruz-Coke,  anunció la implementación del Programa Sello Regional, iniciativa que apuntaba a contribuir al desarrollo de distintas zonas del país, facilitando el acceso a los bienes artísticos y culturales de los habitantes de cada región.

En consecuencia, “el Sello Regional dotaría de una obra emblemática cultural -material o inmaterial- a distintas regiones, con bastante difusión en la comunidad y sostenible en el tiempo, fortaleciendo así los elementos identitarios locales”, explicó María Francisca Pizarro.

La directora (s) recuerda que en ese entonces se enviaron dos propuestas de proyectos: el Teatro Regional y el Museo, que finalmente fue el escogido, dando vida así a la “Reconstrucción,  Recuperación y Puesta en Valor del Conjunto Arquitectónico Hacienda San José del Carmen del Huique, ubicado en la comuna de Palmilla, provincia de Colchagua”.

En particular, esta propuesta se trabajó con miras a reconstruir, recuperar y poner en valor patrimonial y cultural el Conjunto Histórico de la Hacienda, objetivos que también se convirtieron en una prioridad presidencial, por lo tanto, se inserta en el Eje de Desarrollo Turístico del Plan Regional  de Gobierno de esta administración.

La importancia que tiene esta propuesta, radica en que fueron distintos organismos públicos e instituciones los que aunaron esfuerzos para sacar adelante esta reconstrucción que involucró a la Presidencia de la República; el Ministerio Secretaría General de la Presidencia; el Ejército de Chile; la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo del Ministerio del Interior; la Intendencia y el Gobierno Regional de O’Higgins; los Ministerio de Desarrollo Social, de Vivienda y Urbanismo, de Bienes Nacionales, de Obras Públicas; la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Dibam; el Servicio Nacional de Turismo, Sernatur; el Consejo de Monumentos Nacionales y la Municipalidad de Palmilla.

Volver arriba